miércoles, 28 de noviembre de 2012

0 Sueños cumplidos en el Santiago Bernabéu

Al Club Deportivo Alcoyano le tocó 'el Gordo' con su emparejamiento en dieciséisavos de final de la Copa del Rey. El Real Madrid fue su rival, el equipo con mayor palmarés del fútbol español, uno de los más grandes, un lujo, una bonita historia que narrar a generaciones familiares venideras. El resultado del partido de ida (1-4) no hizo justicia a los méritos blanquiazules en El Collao y en el de vuelta, los de Asier Garitano tampoco merecieron caer por tanta diferencia (3-0). Dieron buena imagen, salvaron su dignidad y cayeron eliminados como era de esperar, pero contar que se enfrentaron un día a primeras figuras mundiales como Kaká, Özil, Essien, Carvalho, Di María o Benzema es cumplir un sueño. Eso significó para dos de los integrantes del cuadro alicantino, Javi Selvas y Omar Sampedro. Ambos vivieron una noche mágica en el Santiago Bernabéu.

Penúltima oportunidad

Selvas defiende ante Morata.
A Javi Selvas le conozco desde hace 20 años, más de media vida. Pasamos muchos veranos juntos en la playa de La Pobla de Farnals (Valencia). Su pasión por el fútbol es heredada de su padre, Javier. Forman un tándem perfecto desde que el pequeño comenzara a jugar en el Valencia Club de Fútbol. A partir de entonces el balón siempre fue lo primero para Javi. Puedo decir de él que es un currante nato de este deporte, todo coraje y sacrificio, características imprescindibles en un defensa central. Su salida del conjunto ché en edad juvenil no mermó sus aspiraciones, quería ganarse la vida como futbolista y lo ha conseguido. Ahora tiene 29 años y una gran trayectoria en Segunda División B. Albacete, Extremadura, Villajoyosa, Águilas, Zamora, Alavés, Lugo y Balompédica Conquense fueron sus equipos antes de recalar en el Alcoyano

La temporada pasada hablé por primera vez con Omar Sampedro, jugaba en Huracán Valencia, también en el grupo III de Segunda B. Era el hombre clave rojiblanco, el jugón del cuadro de Nico Estévez. Me puse en contacto con él por vía telefónica para hacerle una entrevista en la que repasamos su carrera deportiva. Ha competido en las tres divisiones españolas más importantes con Sporting de Gijón, Zamora, Castellón, Ponferradina, Pontevedra, Teruel y Huracán, pero nunca había tenido la oportunidad de jugar en el Bernabéu. Estuvo a punto de hacerlo con el Sporting en Primera después de ascender de la mano del fallecido Manolo Preciado en 2008. Vio aquel 7-1 desde la grada, fue uno de los descartes ese día junto al canario Carmelo y tenía una espina clavada.

Cuando me enteré de que se medirían al equipo de Mourinho en Copa les mandé un mensaje para darles la enhorabuena. Me contestaron de inmediato dándome las gracias, se les notaba eufóricos. Dos días más tarde me encontré con Javi debajo de casa -ahora somos vecinos- y me dijo: "Es una oportunidad bonita que me llega con 29 años, creía que no iba a pasar". Y es que la ocasión de jugar en el Bernabéu pudo ser la última, digamos la penúltima, porque esta vida da muchas vueltas. 

Misión cumplida

Javi posa para el recuerdo.
Horas antes del partido, Javi estaba tranquilo, al menos eso me dijo. Era la hora de la siesta y tocaba reponer fuerzas para la noche. En el momento en que Omar y Selvas pisaron el césped del coliseo madridista enfundados en su chándal no dudaron en inmortalizarlo con sus móviles. Los dos coinciden en que "el estadio impresiona". Ambos entraron en el once inicial, iban a jugar como mínimo 45 minutos en un campo por el que han pasado los mejores futbolistas de la historia. Al final, Sampedro completó el choque y Javi se tuvo que marchar a vestuarios antes de tiempo tras ver la segunda cartulina amarilla en el 72'. El desarrollo de los últimos minutos ya lo conocen, los blancos aprovecharon su superioridad numérica para llevarse el partido con holgura.

"Había pocas localidades vacías, sufrimos y corrimos como perros, hicimos un buen partido hasta la expulsión", dijo Omar nada más acabar el choque. El asturiano estaba contento, satisfecho con la imagen mostrada: "Fuimos atrevidos, estamos orgullosos de nuestro trabajo. España entera ha visto un buen equipo". Javi Selvas, por su parte, acabó enfadado por la expulsión, como es lógico, pero también contento por haber jugado: "El campo estaba casi lleno, daría todo lo que fuera por jugar cada domingo en un campo así. Es una irrealidad, igual por eso no llegas a disfrutar tanto".  "A todos nos gustaría jugar en campos así, pero la realidad es otra para nostros", coincidió Omar. La curiosidad me invadió, como de costumbre, y le pregunté a Javi qué sentía conforme iba pasando los minutos sobre el césped, a lo que él me contestó: "No me suelo impresionar con facilidad, notaba como un zumbido en los oídos, una especie de eco. Intentaba no mirar el nombre de las camisetas blancas, tienes que tomártelo así, si no no aprovechas la oportunidad".

Omar y Carvalho.
"Nos han despedido muy bien y han sido muy atentos, Florentino nos dio todo lo que pedimos", aseveró Sampedro. Omar quedó impresionado con Karim Benzema, porque "es un jugador de un nivel superior", mientras que Selvas lo hizo con Callejón y Di María: "El primero hizo un trabajo incansable y el segundo me impresionó por su movilidad". El central se quedó con las camisetas de Pepe y del 9 blanco, "la segunda es para mi cuñado".  

Desde el pitido final en Chamartín tanto Omar como Javi Selvas, están centrados en su competición en el grupo III de Segunda B. El mediapunta apuesta firmemente por jugar la promoción de ascenso: "A ver cómo se nos da el play off, estamos con ganas y El Collao es un fortín, aspecto importante en estas categorías". El central también tiene clara la meta: "El objetivo es ascender, vamos a ir partido a partido, es complicado, pero lo vamos a lograr".
      
Sampedro encarando a Varane.
Llegar a casa del Real Madrid e intentar ganarle ya es arduo para cualquier equipo del mundo, pero si a eso le sumas que tienes que remontar una eliminatoria con un 1-4 en contra jugando dos categorías por debajo, lograrlo es prácticamente una utopía. El objetivo del Alcoyano era hacer un buen papel, competir de la mejor forma posible y acabar el choque con la cabeza alta. Así fue, y tanto Omar como Javi Selvas cumplieron su misión y una de sus máximas ilusiones desde que empezaron a darle patadas al balón. Dos sueños cumplidos en el Santiago Bernabéu.



0 comentarios:

Publicar un comentario

 

De Puntera Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates