jueves, 19 de diciembre de 2013

0 Los colegas de Estévez le harían fijo

Nico Estévez. / vlcnews.com
Mientras el Valencia busca por enésima vez acertar en algo en la parcela deportiva, un hombre ha salido a la palestra, Nico Estévez. El entrenador valenciano ha cogido las riendas del primer equipo procedente del filial de Segunda B. Se trata de un técnico joven (33 años) que conoce bien la idiosincrasia de la entidad y tiene ganas de demostrar que está totalmente capacitado para ganarse una plaza fija desde su interinidad. Los entrenadores Lluís Planagumá (Villarreal B), Nino Lema (Ontinyent), David Porras (Alcoyano), José Gómez (Levante B) y el director deportivo de Huracán Valencia, José Ignacio Hernández 'Herni', (todos en Segunda B) le avalan y confían en que es la mejor solución para retomar el rumbo de un equipo a la deriva, situándole por delante de sus 'competidores', preparadores con más nombre que suenan para dirigir a los blanquinegros hasta final de la presente campaña.

La temporada pasada tuve la oportunidad de conocer a Nico Estévez realizándole una entrevista para este blog. Me llamó la atención la seguridad en sí mismo que desprendía, su tranquilidad pese a tener la presión de cumplir objetivos ambiciosos dirigiendo a Huracán Valencia, con quien acabó disputando dos 'play-off' de ascenso a Segunda. En ella contaba su historia, de cómo pasó de entrenar a infantiles a dirigir un equipo en Segunda B dando pinceladas de su metodología de trabajo. El destino le ha ido sonriendo y está dando pasos seguros en su camino. Su trayectoria es una buena carta de presentación, que le valió para volver al Valencia, su casa, y coger las riendas del filial.

Esa confianza de la que hablo le llevó a remontar el vuelo con el Mestalla en la categoría de bronce esta temporada. El 'run run' respecto a su continuidad en el cargo se empezaba a palpar cuando el equipo entró en puestos de descenso. No se inmutó, continuó trabajando y sacó al filial adelante, situándolo fuera de esas posiciones agónicas. Ahora es el entrenador del primer equipo tras la destitución de Miroslav Djukic hasta que Rufete junto a Ayala encuentren otro que, según ellos, sea mejor opción. Estévez ya ha presentado oposición y sus colegas de profesión le darían plaza fija sin dudarlo.

"Es una alegría que confíen en un técnico del filial"

El entrenador del Villarreal B, Lluís Planagumà, está contento por la ocasión que se la presentado a su compañero de profesión, con quien mantiene una muy buena relación: "Cuando un equipo confía en el entrenador del filial para dirigir a la primera plantilla es una alegría. Aunque sea temporalmente".

También le da un consejo a Estévez: "Debe tomárselo como algo normal dentro de que no lo es, ha pasado a entrenar a gente experta, pero si trabaja como viene haciéndolo no tendrá ningún tipo de problemas en el vestuario".


"Está igual de preparado que Djukic"

Nino Lema, técnico del Ontinyent. / denia.com
Nino Lema dirige al Ontinyent y al igual que Planagumà, se siente feliz por el paso que ha dado Nico: "Me alegro muchísimo, es una persona muy preparada. Lleva dos temporadas de éxitos deportivos con Huracán Valencia. Está igual de preparado que Djukic". Lema sabe cuál puede ser la clave: "Conectar con el vestuario, si lo consigue, puede que le den la oportunidad de seguir". "A técnicos con menos méritos que Nico les han dado la oportunidad, Djukic descendió con el Hércules y acabó en el Valladolid", comenta. Al mismo tiempo quiere dejar claro que "el nivel de los entrenadores españoles está por encima de la media". "Ojalá le vaya bien a Nico, por su bien y por el de todos los entrenadores españoles", concluye.

"Es el idóneo porque conoce lo que pasa"

David Porras, entrenador del Alcoyano. /vebidoo.com
El técnico del Alcoyano, David Porras, confía cigamente en Nico Estévez: "Me parece que es un entrenador muy preparado. Me alegro mucho. Es una buena oportunidad para él, conoce bien la casa, tiene conocimento de lo que pasa, de las carencias del equipo, sus defectos y sus puntos fuertes, parte con ventaja". Porras también le daría un voto de confianza mayor: "Es su oportunidad de relanzarse, tiene todas las herramientas necesarias para cuajar una buena actuación de aquí a final de curso".





"Nico puede ganar crédito"
José Gómez, preparador del Levante B. / vavel.com

En el banquillo del Levante B se sienta José Gómez, quien deposita toda la confianza en el entrenador interino del Valencia: "No tengo duda de que está preparado, puede ganarse el crédito necesario para continuar en el banquillo del Valencia". Por otra parte, el entrenador 'granota' destaca el gran nivel de los entrenadores españoles: "Ahora todos los técnicos de aquí los reclaman de fuera. A partir de Guardiola se ha empezado a confiar en los técnicos jóvenes, es más fácil llegar".

"Tiene la capacidad de manejar a un equipo de Primera" 

'Herni', director deportivo de Huracán Valencia. / huracancf.com
José Ignacio Hernández, 'Herni', conoce muy bien a Nico Estévez de su etapa en Huracán Valencia. El director deportivo de los rojiblancos no tiene dudas sobre la valía del que fuera entrenador de su equipo: "Todos hemos perdido la virginidad alguna vez. Me llamaron loco cuando aposté por él para entrenar a Huracán. Con nosotros tuvo dos años muy buenos. Muchos no tienen dos play-off seguidos, necesita una oportunidad". 'Herni' también destaca las virtudes de Estévez como entrenador: "Es muy inteligente, relativiza los problemas, le da tranquilidad al jugador para jugar cómodo, sin tensión ni nervios. Tiene la capacidad de manejar a un equipo de Primera".

jueves, 12 de diciembre de 2013

0 Los 'marrones' de Djukic

Miroslav Djukic. / elmundo.es
La trayectoria de Miroslav Djukic en el Valencia Club de fútbol no se ha desarrollado según lo previsto. Al descalabro social de la entidad se ha sumado una mala racha de juego y resultados del equipo. El técnico serbio ha visto como su puesto pendía de un hilo en muchas ocasiones llegando a cambiar la opinión de los aficionados más files a su persona. Aquí un repaso mediante Storify de sus peores momentos, la mayoría, en el banquillo blanquinegro. Desde su presentación el pasado mes de junio hasta el último partido de Copa del Rey frente al Gimnàstic de Tarragona, equipo de Segunda División B, que acabó con empate a cero.  

martes, 10 de diciembre de 2013

0 Así vivió el Olímpic su partido histórico

Empate a cero en La Murta, todo elogios, merecidos, para el equipo de casa. Portada en periódicos especializados, máximo protagonismo en los resúmenes de televisión... Un partido casi perfecto del Olímpic de Xàtiva (ni 'el Játiva' ni Olimpíc) contra el Real Madrid en la ida de los dieciseisavos de final de Copa. El choque ya ha entrado en la historia del club setabense, un duelo imposible de olvidar para el equipo de Segunda B. Lo vivió como una fiesta. 

Toni Aparicio cambió la rutina habitual de sus hombres cuando ejercen como locales. Y es que medirse al nueve veces campeón de Europa no pasa todos los días. Citó a sus pupilos en el Hotel Murta a las seis y media de la tarde para unir fuerzas y merendar juntos. Las cámaras de televisión captaban cada uno de los movimientos de los futbolistas, algo inusual para todos los integrantes de la plantilla. Algunos interactuaban, otros tenían la mente puesta sólo en el momento de saltar al césped mientras los demás se evadían escuchando música. Hubo un momento para atender a la afición, concretamente a la 'Penya Socarrats', que se acercó para animar a los suyos. 

Marenyà presionando a Marcelo. / excelsior.com
El hotel está a la vuelta de la esquina del estadio. Aún así el equipo se movilizó en autobús para vivir una entrada triunfal como requería la ocasión. "Fue muy emocionante, había mucha gente animándonos. Nos dio más moral todavía para el partido", cuenta el 10 del Olímpic, Jordi Marenyà. Pasaban las ocho de la tarde y los jugadores setabenses esperaban atentos la entrada de su rival para sacarse una foto o empezar la campaña de recolección de camisetas, pantalones o algún objeto de los madridistas. No hubo suerte.

En el calentamiento ya empezaban a aflorar los nervios: "Ese momento era  mágico, ver que el instante de enfrentarte a ellos estaba tan cerca hacía que la tensión aumentara". Y después llegó la charla. "El míster nos dijo que disfrutáramos compitiendo, dando la cara. Que no nos dejáramos llevar por la euforia, fue parecida a la de un partido de liga con algunos matices", declara Marenyà. En lo táctico el equipo ya sabía lo que tenía que hacer, no preocupaba demasiado quien jugara en el bando contrario: "Sabíamos que el Madrid tendría el balón y llevaría el peso ofensivo. Sabíamos donde presionar y donde aguantar, nuestro partido era de correr". 

El Olímpic celebrando su empate contra el Madrid. / teinteresa.com
Vaya si corrieron, tanto que todo un Real Madrid fue incapaz de perforar la portería de Francis, que se mostró providencial en la segunda mitad. El duelo acabó sin goles, desató la locura en la afición del Olímpic y sirvió para que el conjunto valenciano esté de moda. Conseguir alguna prenda de los futbolistas del Madrid pasó a ser la misión de los setabenses. Algunos ejemplos: Marenyà logró la de Illarramendi; su capitán, Eduardo Rifaterra, se las ingenió para conseguir las de Sergio Ramos y Casillas y Francis se quedó con los guantes de Iker. La noche acabó con cena del equipo en 'El racó de Betet' y la posterior fiesta de celebración. Al día siguiente se acabaron los periódicos en Xàtiva.        

Ejemplaridad madridista

Todos coinciden en que el comportamiento del Real Madrid antes, durante y al finalizar el partido fue ejemplar. Sus futbolistas, de salarios astronómicos y con ego de tamaño proporcional a los mismos, se mostraron como "gente normal, de calle, simpáticos y humildes" en todo momento.  

El balance social y deportivo fue muy bueno. Todo salió a pedir de boca, no hubo ningún incidente que lamentar. Mantener el marcador inamovible y llegar con opciones de pasar la eliminatoria en el Bernabéu el próximo miércoles 18 de diciembre (21.30 horas) fue una grandísima noticia. Además, el Olímpic estará bien arropado en la capital de España. En este deporte todo es posible, esa es su magia. Lo saben en Xàtiva.




martes, 3 de diciembre de 2013

0 Cuando el amor gana al fútbol

Ricardo Penella (Valencia, 1983) es hijo de Ricardo Arias, mítico ex jugador valencianista. Esa condición, al contrario de lo que se pueda pensar a priori, le cerró muchas puertas dentro del mundo del fútbol en la Comunidad Valenciana. Emigró varias veces en busca de su sueño, triunfar sobre el césped. Hace cinco temporadas fichó por el Falkenbergs FF sueco, donde por fin había encontrado su sitio y se sentía valorado, aunque finalmente renunció a la mejor oportunidad de su carrera por estar a al lado del amor de su vida.

Un chico extrovertido, sencillo y seguro de sí mismo. Así es Ricardo Penella Águila, de 30 años. Antes de nacer ya tenía un gran vínculo con el fútbol. El hecho de ser hijo de un icono del Valencia, Ricardo Arias, le facilitó las cosas en sus inicios con la pelota. Sin embargo, que su padre fuera quien es representó un gran inconveniente para él a la hora de dar el paso al campo profesional, el siguiente peldaño para un juvenil que despuntaba en las categorías inferiores del club blanquinegro.

[Img #4282]
Penella con el Falkenbergs. / Cedida por el jugador
“Ser hijo de Arias era una sensación bonita al principio, aunque luego se hizo pesado”, cuenta Ricardo, ‘Richi’ para sus amigos. Dio sus primeras patadas al balón en el extinto Benimar por iniciativa propia, siguiendo los pasos de su progenitor, que aún seguía en activo. Más tarde hizo méritos para ganarse un puesto en la cantera del Valencia, donde progresó notablemente. “El cartel de “hijo de” siempre ha estado ahí, incluso ahora, pero acabas llevándolo con naturalidad”, cuenta. Su ilusión por “llegar lejos” era lo que le movía a esforzarse más, no tanto la presión por su ADN.  

Ascendió a Segunda B con el filial valencianista y jugó una promoción de ascenso a Segunda. El entrenador César Ferrando fue su gran valedor. Después, el director deportivo del Valencia, Jesús García Pitarch, decidió prescindir de Ricardo pese a que el jugador contaba con el apoyo total del cuerpo técnico. La relación entre Pitarch y Arias no era buena y eso repercutió negativamente en el delantero. “Salir del Valencia fue un bajón, llevaba toda la vida en la escuela. Para un valencianista como yo fue duro, ya que estaba muy cerca de cumplir mi sueño”, comenta. Perdió siete kilos en mes y medio por el mal trago.

Periplo lejos de Valencia

Más tarde recalaría en la cantera del Real Zaragoza, ya no era el club de sus amores y le costó adaptarse, sobre todo al principio. Poco a poco las cosas le fueron saliendo y el primer año anotó 18 goles, el mejor registro de su carrera, encandilando a Miguel Pardeza, secretario técnico zaragocista. También participó en entrenamientos con la primera plantilla, quedándose a las puertas de entrar en alguna convocatoria. Salió del filial maño de una manera parecida a como se fue del Valencia, esta vez fue la dirección deportiva quien contaba con él, pero el técnico, Jesús Solana, no contemplaba su continuidad. “Era una situación complicada y a ello se sumó un problema personal. Decidí marcharme a Tenerife con mi padre”, afirma ‘Richi’.

En Canarias comenzó jugando en Tercera con Las Zocas, se recuperó anímicamente y recobró la ilusión por el fútbol. Firmó un gran año y el San Isidro le fichó para competir en Segunda División B. Era un recién ascendido con muy poco presupuesto y el conjunto acabó descendiendo en la última jornada. Tras su aventura por el archipiélago, Ricardo volvió con su familia a Valencia. No tuvo opción de jugar en Segunda B, ya que los dirigentes de varios equipos punteros le hicieron la cruz por ser hijo de quien era. Los 'enemigos' del gran Arias se cebaron con él. Recaló entonces en el Alzira, un conjunto destacado en Tercera. 

Llamada desde Suecia

Penella armando su zurda. / svenskafans.com
A mitad de temporada las cosas se le torcieron al equipo alcireño y Penella regresó a Tenerife para devolver al San Isidro a Segunda B. Las navidades de ese año las pasó en la capital del Turia y fue entonces cuando conoció a Sandra, una compañera de trabajo de su hermana Elena. Comenzaron una relación y volvieron juntos a la isla. “Estaba encantado, compartir todo con alguien que se entrega por ti al máximo es muy bonito”, afirma. Más adelante, el club tinerfeño le hizo una propuesta económica de renovación a la baja que no aceptó. Su padre le recomendó marcharse fuera y el Falkenbergs FF, equipo de la Segunda División sueca (Superettan), llamó a su puerta: “No me lo pensé, me encontraba bien físicamente y acepté sin dudarlo”.

Sus primeros días fueron complicados, el cambio de vida, de rutina, el clima... Era todo “muy diferente a Valencia o Canarias” y además su fútbol, más técnico, contrastaba con el predominante, de corte físico. Convenció a todos “en cuanto salió el sol” y firmó por dos campañas, siempre pensando en lo mejor para él y Sandra. El primer año en Suecia fue espectacular en lo futbolístico. La pareja era feliz allí, ‘Richi’ era un ídolo entre la afición y gozaba de todas las comodidades posibles, sin embargo, el día a día de Sandra se empezó a hacer cuesta arriba desde el momento en que perdió su empleo en un hotel y pasó a depender exclusivamente de Ricardo. “Ella puso todo de su parte para estar junto a mí, pero la muerte de su abuelo fue la gota que colmó el vaso”, dice el deportista. 

La decisión

Sandra volvió a Valencia a mitad de temporada y al finalizar la misma el Falkenbergs amplió su vínculo con Ricardo dos cursos más. Era la estrella del equipo, el jugador más consentido por los dirigentes y la grada. No fue suficiente: “Decidí volver para estar con ella. Puse en una balanza lo que podía sacar de provecho estando separados y todo lo que tenía a su lado. A lo mejor he perdido años de gloria deportiva, pero a día de hoy he ganado una mujer que espero que sea la madre de mis hijos”. Abandonar Suecia no fue fácil para el jugador franquicia del equipo y el club puso algunas trabas para dejarle ir: “Tuve que firmar una cláusula que me obligaba a indemnizarles en caso de fichar por un equipo de Segunda B o superior en España los dos años siguientes. En el momento en que la firmé supe que el fútbol se acababa, pese a que tenía 25 años”. 

Ricardo junto a Sandra. / Cedida por el jugador.
Ricardo retornó a Valencia para estar junto a Sandra. Él volvió a los terrenos de juego a otro nivel, muy inferior al que le correspondía por su categoría en el rectángulo de juego, Regional Preferente. Ha pasado desde entonces por el CD Torrent, Paterna, Torrent CF, La Eliana y Requena, donde da muestras de su calidad actualmente organizando el juego del equipo. Su último empleo fue como dependiente en una conocida tienda de ropa y ahora valora afrontar nuevos proyectos laborales. A ella, por su parte, le va bien en su trabajo y es feliz. Ambos contrajeron matrimonio el pasado mes de septiembre, comparten vida en San Antonio de Benagéber (Valencia) y ya están buscando ampliar la familia. 

En el caso de Ricardo Penella el amor venció al fútbol, rompió con todos los tópicos: “Soy el hombre más feliz del mundo, he ganado una vida”. Aún sigue pendiente del Falkenbergs, donde conserva muchos amigos. Ascendió la pasada campaña a Primera División (Allsvenskan).


miércoles, 13 de noviembre de 2013

0 El Villarreal, al rescate de su cantera

Algo está pasando en las categorías inferiores del Villarreal Club de Fútbol. La cantera no acaba de dar los frutos esperados y todo apunta a que la respuesta se encuentra en una deficiente planificación de los conjuntos de base. La destitución de Adolfo Abad como director de la escuela refrenda esta afirmación. Los damnificados han sido tres entrenadores: Tito García Sanjuán, Eder Sarabia y su segundo de a bordo, Nihat Kahveci. Todos ellos cesaron en su cargo tras coger las riendas del Villarreal C. El nuevo técnico del segundo filial amarillo es Paco López, que afronta el reto de levantar anímicamente al colista del grupo VI de Tercera División. El sustituto de Abad se conocerá en los próximos días. 

Adolfo Abad, ex director de la escuela del Villarreal / villarrealcf.es 
El trabajo en la cantera amarilla no cuaja. Los equipos funcionan de una manera distinta a la prevista y la culpa ha recaído en los entrenadores de su segundo filial. El Villarreal invierte en su cantera cerca del veinte por ciento de su presupuesto y los resultados de años de mimo y dedicación con las promesas deben verse ya, a corto plazo. Por esto, desde el club han decidido enderezar la trayectoria de su cadena de filiales. 

Tito García Sanjuán fue destituido a comienzos de temporada con solo seis jornadas de liga disputadas tras las que cosechó dos puntos. Su relevo lo tomó Eder Sarabia, que ascendío desde el juvenil A, con quien destacó la pasada campaña. El que fuera baluarte del Villarreal, el turco Nihat Kahveci, le acompañaba como segundo entrenador. El camino del vasco no fue mucho mejor que el del aragonés y tras un mes y 10 días en el cargo, también ha sido despedido de la mano del exinternacional con Turquía. Cuatro derrotas, dos empates y una victoria fueron sus resultados. La gota que colmó el vaso fue la derrota en casa frente al Alzira por 2-5. 

Nihat, contundente

Nihat en su etapa como jugador. / worldfootball.net
"Hay gente en el fútbol base que no debe estar ahí", así de tajante se muestra Nihat, un emblema del Submarino que volvió a su casa para formarse como entrenador, al ser preguntado sobre su salida del club como segundo técnico del Villarreal C. "Conociendo al 'presi' (Fernando Roig) como es, hay gente dirigiendo la cantera que no merece estar en el club". Son palabras con rabia, pero no por haber perdido su puesto como preparador, sino porque "así, el Villarreal no va a funcionar como debe". El turco no se muerde la lengua y asegura que "fue una gran equivocación" confeccionar una plantilla tan joven "para una categoría como Tercera, donde los jugadores contrarios tienen experiencia de sobra en niveles superiores como Segunda o Segunda B". "¿Quién eligió este equipo?, ahí está el tema. Ni cuerpo técnico ni nadie más tiene la culpa", afirma. 

Khaveci está ahora tranquilo y agradece la confianza que la directiva (Roig, Roig Negueroles y Llaneza) depositó en él, al mismo tiempo que asegura que "mientras sigan las mismas personas encargándose de la cantera del Villarreal no entraré en la Ciudad Deportiva". 

Sarabia ya lo advirtió

Eder Sarabia como técnico amarillo. / sentimientoathletic.blogspot.com
Menos visceral es la postura de Eder Sarabia: "Estamos muy tranquilos, con la honestidad que da haber trabajado bien. Hemos puesto toda la carne en el asador anteponiendo siempre la formación de los jugadores a otros aspectos". Apenas 40 días ha estado al frente del Villarreal C, después de sustituir a Tito García Sanjuán en el banquillo. "Ha sido una decisión desafortunada, no la esperábamos para nada", dice. Sarabia firmó una temporada pasada espectacular al frente del juvenil de División de Honor amarillo, con quien se proclamó campeón de liga y participó con buena nota en la Copa de Campeones y la Copa de Rey. El técnico vasco coincide con Nihat en que "hay gente gestionando la cantera que no se merece estar ahí, no se preocupan por el Villarreal". 

Eder ya sabía dónde estaba la dolencia en la escuela amarilla y se lo comentó a José Manuel Llaneza (vicepresidente) el curso pasado, porque "en el fútbol no te puedes quedar anclado, el primer equipo marca el camino". "La cantera está bastante mal, no hay más que ver las clasificaciones, no se puede poner el foco en un entrenador. Hay que ser más rigurosos", asevera, para concluir afirmando que "estoy muy agradecido al club por haberme dado la oportunidad que no me dieron en el Athletic". 

Tito, el primer damnificado

Tito García Sanjuán. / lazonamixta.es
El discurso de Tito García Sanjuán no difiere demasiado del de sus sucesores en el banquillo. "Hay una falta de trato humano, se generan falsas esperanzas en los jugadores. Falla la estructura, el trato día a día, para los entrenadores y los jugadores", afirma. Tito cree que una de las claves del problema está en que "la gente se acomoda. Se ven en una posición de privilegio y se relajan", en clara alusión a la dirección de la escuela. 

"Fui responsable en parte, pero no fui el máximo responsable de los malos resultados del equipo. Fue por la mala planificación", argumenta García Sanjuán. Al mismo tiempo quiere recalcar que su paso por el club ha sido "una de las mejores experiencias de mi carrera" y que no puede "generalizar" en sus afirmaciones, ya que "por suerte, el resto de trabajadores de la entidad son excepcionales y vería con buenos ojos volver algún día". Y es que el aragonés guarda cariño hacia el club: "Salí muy bien del Villarreal. Una pena, sobre todo por la familia Roig, que lleva mucho tiempo trabajando para que esto salga adelante". 


López, el revulsivo

Paco López, nuevo entrenador del Villarreal C. 
Parece que Paco López será el entrenador que acabe la presente temporada dirigiendo al segundo filial amarillo y por el que apuestan en el club para que sea el revulsivo. El valenciano llega con "muchísima ilusión de volver donde me hice como entrenador". "Es un reto importante trabajar con chavales en una categoría tan difícil. Intentaré sacar el máximo rendimiento de los jugadores y reforzarles a nivel psicológico", dice. Aparte de su llegada, se espera la de un nuevo director de la escuela en breve, que intente enmendar errores del pasado. Si con el aterrizaje de Sarabia en Tercera el pasado mes de octubre se cerraron incorporaciones de futbolistas con experiencia en Segunda B como Tano y Marc Mateu, con la de Paco López también se prevé movimiento en el mercado invernal si el técnico creyera oportuno reforzar alguna línea.        

jueves, 17 de octubre de 2013

0 "Rami ha sido el cabeza de turco"

El caso Rami está prácticamente visto para sentencia. El Milán se queda con el jugador en calidad de cedido, por 500.000 euros, desde enero hasta final de temporada y con una opción de compra -no obligatoria- de 7,5 millones. Si se quedara finalmente en Italia tendría un contrato por 4 años con un sueldo de 2,5 millones de euros por temporada. El Valencia se deshace de un futbolista que se ha ido por la puerta de atrás, sin llegar a demostrar todo su potencial. Sus declaraciones incendiarias en una entrevista que concedió a la Cadena SER el 24 de septiembre del presente año le costaron su puesto en el Valencia. Quedan pocos aficionados que hablen bien hoy del central galo, muy pocos, y uno de ellos es el presidente de su club de fans, Roberto Cantero (18 años), que le conoce muy bien. Este joven, aunque maduro estudiante de bachillerato, defiende a ultranza que el malo de la película no es precisamente Adil Rami y no tiene miedo de remar a contracorriente. Lo comprobamos en esta entrevista.

-¿Es usted valencianista?

Sí, de toda la vida, toda mi familia es del Valencia. 

 -¿Cómo surge el club de fans de Adil Rami?

Empecé a seguir a Rami cuando me enteré que había fichado por el Valencia, aunque seguía jugando en el Lille. Me dije: "es buen jugador" y veía sus partidos por internet. El 13 de junio de 2011 le conocí en persona, cuando presentó la camiseta de la senyera, fue un día antes de su presentación como jugador del Valencia en la Ciudad de las Ciencias, donde también pude hablar con él y con su hermano. El club lo creé el 14 de junio de 2011 en Tuenti, pero me retiraron la cuenta al no ser de una sola persona. Fue a principios de octubre de ese año cuando decidí crear una cuenta de Twitter para reunir a sus fans. 

-¿Es oficial?

Adil Rami con Roberto. / R. Cantero
Claro, tuve que hablar con Rami para hacerlo oficial, le comenté la iniciativa y le pareció bien. Hay alguno más por ahí, pero no sé si es oficial. El más conocido es el nuestro. En Francia también hay otro, en Lille.

-Entonces mide el número de fans del defensa central por el número de seguidores, ¿cuántos son en la actualidad?

En Twitter somos 2.500 seguidores de varios países: españoles, tailandeses, norteamericanos, franceses y ahora italianos. Después del problema que ha habido unos 200 han decidido no seguirnos. Muchas cosas de las que ha dicho la prensa no son ciertas. Últimamente hemos recibido mensajes bastante desagradables después de las palabras de Rami sobre Djukic y la plantilla.

-Tendrán muchos aficionados blanquinegros entre sus followers...

La gran mayoría son seguidores del Valencia. 

-¿Conoce bien a Rami fuera de los terrenos de juego?

Mantenemos una buena relación, estamos en contacto vía Facebook, sobre todo. Tengo contacto con él como fan, siempre que le he pedido cualquier cosa ha sido muy amable. No es como lo pintan, no va de súper estrella, es cercano, agradable, le gustan mucho las bromas, siempre se preocupa por mí, mi novia, mi familia.... Es muy normal. No tiene problemas en hacer vida social. De cara a la prensa prefiere estar callado, no tiene problemas con la prensa, sólo que a veces dicen cosas que no son ciertas. 

-¿Ve a los periodistas como el enemigo?

Rami es un tío muy amable, pero si le criticas mintiendo no es tonto. No le ha gustado que hablen mal de él así. Si algo tiene es que siempre va con la verdad, no es capaz de decir algo que no piense que es cierto. Se equivocó en sus declaraciones, sí, pero las hizo con la intención de decir: "aquí pasa algo".

-¿Cuáles son las mentiras que se han contado sobre él? 

Que Rami se quisiera ir en verano no es cierto. Si viene un club como el Madrid, el Barcelona o el Manchester United, cualquier jugador se querría marchar. Él no quería irse, no era su prioridad. Me llegó a contar que para él hubiera sido un orgullo llevar el brazalete del Valencia. Se le criticó mucho por su baile del Gangnam Style ¡en una gala benéfica ayudando a uno de sus mejores amigos! La ampolla en el pie le salió días después. Hasta se dijo que el sábado pasado estaba comiendo aquí (en Valencia) con Tino Costa cuando estaba en Italia. Se han dicho barbaridades.

-¿Cree que el Milán es ese equipo de nivel superior por el que suspiraba?

Si el Milán hubiera llegado en verano, Rami no se hubiera ido. Él pidió perdón y se ha ido a Italia por tres motivos: porque es un equipo que está en Champions, aunque no la pueda jugar; porque tiene nombre y porque Constant, su gran amigo, y Mexés, con el que tiene buena relación, están allí. Quiere ir al Mundial, tiene muchas opciones de ser titular en esa defensa y puede coger confianza y adaptarse rápido.

-Se ha llegado a decir que a él no le importa no estar en Brasil 2014...

Si no juega el Mundial va a ser duro. Necesita un equipo donde se adapte rápido y hacer un buen papel. No se va por el dinero, ha tenido ofertas más importantes que triplicaban y cuadruplicaban su ficha. El dinero no ha sido la causa. 

-¿Cómo valora la forma en que el futbolista ha abandonado Mestalla?

Creo que no quiso irse así. Quería jugar en el Valencia y ver qué pasaba. Las formas que han tenido con él no han sido las correctas, empezando por la prensa y siguiendo por el club. Salvo defiende su proyecto y su pieza clave es Djukic. Cuando Rami puso en duda al entrenador, el presidente temió ver caer su proyecto. Además, la afición también apoyó a Djukic.

-No quiso irse pero tampoco quería renovar...

La decisión de no renovar no era firme. Lo que quería era estar en un club siendo titular y poder jugar con Francia. Quiere jugar siempre, si es en Champions mejor y en un club con cierta entidad. Estuvo muy bien aquí a pesar de lo que pudieron decir.

Roberto tiene las camisetas de los tres equipos de Adil. / R. Cantero
-Tampoco se le veía implicado al cien por cien con el equipo...

La marcha de Albelda le influyó mucho. Él tenía a Albelda como un jugador importantísimo dentro del vestuario. Que Djukic y Salvo rechazaran a Albelda le llevó a dudar, no sabía cómo iban a ser los nuevos mandatarios. Tenía al capitán como un icono y le tiraron como quisieron. Eso le causó dudas. No jugar Champions no supuso un problema, el Valencia se cabreó con él por no querer irse al Nápoles.


-Es raro que se metiera con el entrenador siendo una pieza importante en el equipo...

Djukic confió en Rami porque era el mejor central que tenía. No tenía otra. Si hubieran traído a otro no hubiera sido mejor que él. Cuando se va con Francia, vuelve y no juega y pone a Mathieu. Se cae del 11 por irse con su selección. Estaba jugando bien y no lo entendió. Creo que ahí se sintió engañado. Banega se va con Argentina y luego es titular. 

-¿Sabe algo de la reunión que mantuvo Rami con Amadeo Salvo?

Estuve con él después de la reunión. Me dijo que había pedido perdón. Me dijo que no me preocupara. Cuando le pregunté que por qué no le pedía perdón a la afición me contestó que todo se iba a solucionar. Sabía que la afición no estaba contenta con él y que dijera lo que dijera sería cuestionado. Rami no se ha ido de aquí diciendo: "Vaya mierda de Valencia", ha estado muy agusto aquí, habría terminado la temporada. 

-¿Había posibilidad de reconciliación entre el club, el entrenador y el futbolista?

Deberían haber arreglado las cosas. No pierde más el Valencia que Rami. Se ha ido y no ha pasado nada, la gente se tirará de los pelos si Rami triunfa en el Milán. La mejor opción hubiera sido que se arreglara la situación. 

-Se llevaba mal con Djukic, algo inusual, ya que con todos sus técnicos anteriores ha tenido una buena relación...

No ha tenido problemas con sus entrenadores. En Lille está todo el mundo encantado con él, en la selección francesa también y con Emery, Pellegrino y Valverde estuvo bien. Rami ha sido el cabeza de turco. Ha habido más jugadores que pensaban lo mismo. Cuando un equipo no quiere tirar a un entrenador no juega como estaba jugando. Si Rami quisiera podría crear un gran incendio en el Valencia, pero no ha querido, es un buen tío.

-¿Sigue siendo igual de valencianista que antes del 'caso Rami'?

No veo al Valencia como antes lo veía, no creo que se haya actuado bien con Rami. Creo que hay periodistas que lo saben y no lo quieren decir. Banega es nuestro capitán y se puso la camiseta del Madrid. ¿Hay algo peor?. Ricardo Costa rajaba de Emery cuando no jugaba, ¿nadie se acuerda de esto?

-¿Le gustaría volver a ver a Adil vestido de blanquinegro?

Desde luego. Me encantaría volverlo a ver y creo que a él también le gustaría jugar si todo se arreglara. No le gustaría ser pitado y con Djukic es imposible que vuelva a jugar, no sólo por sus palabras, sino por la relación entre ellos. El Milán hará efectiva su opción de compra, la historia de Rami en el Valencia ha terminado.

martes, 17 de septiembre de 2013

0 La aldea marca el camino

El fútbol es, entre otras cosas, un contraste de estados de ánimo y situaciones. Cuando uno de tus rivales está rompiéndola, tú estás sumido en una crisis de juego y resultados. Y al contrario. Valencia y Villarreal viven realidades radicalmente distintas. Los primeros siguen buscando su identidad, un estilo de juego que vuelva a reenganchar a una afición que en sólo cuatro jornadas comienza a sentirse un tanto engañada por un discurso -el del gigante dormido- que ahora resulta edulcorado –a los hechos me remito-. Apareció en una buena pretemporada, pero ahí se quedó. En el lado opuesto está El Submarino, a quien un año en las catacumbas de Segunda le ha servido para coger impulso y hacerse con el método del éxito, ‘el método Marcelino’. Una manera de gestionar el grupo y de jugar que contenta al seguidor y despierta admiración en el resto del país. Orden, criterio, velocidad y sacrificio.  

Miroslav Djukic, entrenador del Valencia. / elgoldigital.com
“Mira cómo juega el Villarreal, ¿por qué el Valencia no puede hacer lo mismo?”, me preguntaba un amigo el pasado sábado mientras veíamos el repaso de los amarillos al multimillonario Real Madrid en El Madrigal –que acabó con empate injusto, dicho sea de paso-. Y es que García Toral ha logrado ser el líder del vestuario, sacar el máximo de cada uno de sus jugadores y prolongarlo en el tiempo. En definitiva, está cumpliendo con su trabajo. Y el equipo no es perfecto, tiene puntos débiles, aunque se ven menos, prevalecen las virtudes. Los futbolistas tiran de amor propio, remontan partidos, muerden, son intensos, juegan rápido, se ayudan constantemente en las distintas facetas del juego y hacen un fútbol más directo que antaño, pero igualmente vistoso.

En el lado opuesto está el equipo de Djukic. El serbio se llenó la boca con halagos y metas triunfales desde que fue presentado como entrenador del Valencia. Palabras que recargaron el ánimo de los blanquinegros, secundadas por las del nuevo presidente, Amadeo Salvo. Alemania sirvió para mostrar el boceto de lo que quería plasmar el serbio en el césped. Milán -pese a ganar-, Inter, Everton y Olympiacos lo sufrieron, pero ahí acabó. Empezó la Liga y la historia se torció, surgieron nubarrones en un cielo despejado con un sol radiante. Ahora todos están cuestionados: directiva, entrenador y jugadores –quizá demasiado pronto para ello, ya que todavía hay margen de mejora-. Después de enfrentarse al Madrid, el lateral amarillo Jaume Costa admitía que “Marcelino nos ha transmitido garra y carácter”, justo lo que el otro carrilero blanquinegro, Andrés Guardado, echa en falta: “Hay que meterle huevos”, admitió en su última rueda de prensa. 

Marcelino el día del ascenso del Villarreal a Primera. / que.es
He defendido, incluso en alguna entrada de este blog, que el Valencia tiene equipo, entendiendo ese concepto como un buen grupo que puede empastar a la perfección, y lo sigo pensando. El problema: adjetivar a la plantilla como talentosa cuando sólo tres jugadores son capaces de cambiar el rumbo de un partido tirando de calidad individual –Banega, Canales al 200% y la ‘versión Valverde’ de Parejo. Los demás integrantes son trabajadores del fútbol, clase media, perfil bajo, y parece que se les ha olvidado. El consejo, que viniendo de mi persona sólo quedará para las decenas de lectores de este post –eternamente agradecido por hacerlo y con ello me basta y me sobra-, es que Miroslav Djukic debe compensar su alineación, confeccionarla según méritos de los futbolistas en las jornadas de entrenamiento y no casarse con nadie. Se ha quedado a medias, ni pega duro ni da caricias, ni es sargento ni una madre, ni Capello ni Del Bosque. Tiene que definir su rol y no andar a bandazos, jugar con los que estén dispuestos a dejarse la piel por él primero y por el club. 'Marcelinizarse'. Es imposible tener contentos a todos. El tema del estilo de juego: puede variar según el rival, que predomine el tiki-taka no es un hándicap, siempre y cuando se sepa cuando hay que cambiar el chip. Dejar de ser pegador para convertirse en fajador. 

Los números en las primeras cuatro jornadas ligueras muestran la diferencia entre amarillos y blanquinegros. El Villarreal marcha tercero en la clasificación con 10 puntos, 10 goles a favor y cinco en contra –por delante del Real Madrid y a la sombra de Barcelona y Atlético-, mientras que el Valencia es décimo sexto con tres unidades, cinco goles a favor y nueve en contra. A un punto del descenso. Lo cierto es que, aunque cueste reconocerlo en la mayoría de los casos, el Villarreal es un referente hoy en día para el club de la capital del Turia, un modelo a imitar, con opciones de mejorarlo incluso. La aldea marca el camino a seguir. Ojalá lo acabe encontrando.  

sábado, 17 de agosto de 2013

0 Desgranando a Pabón

Se acabó el secretismo, la Cadena SER desveló la identidad del delantero que pretende el Valencia para completar su plantilla: Dorlan Pabón. Al que vendieron desde el club como otro Claudio López. A priori, y vistas las actuaciones de Dorlan sobre el césped, no tiene mucho que ver con el que fuera crack blanquinegro, pero bueno, el caso es que ya sabemos quién es el punta de Amadeo Salvo. El debate está servido, unos piensan que es bueno y tiene un futuro prometedor y otros que Postiga más él no hacen un Soldado. El tiempo tiene la última palabra.   

El todavía atacante del Rayados de Monterrey sería el segundo jugador colombiano en la historia del Valencia tras Víctor Hugo Aristizábal, apodado “El Escorpión” o también “El Alacrán”, como le llamó el por entonces presidente ché Francisco Roig en la presentación del futbolista. 

Aristizábal llegó a Mestalla en la temporada 93-94 sin experiencia en Europa procedente del Atlético Nacional de Medellín, el mismo club que consagró como futbolista profesional a Dorlan. Pésimo fue el rendimiento del atacante cafetero, sólo pudo anotar un gol en toda la temporada, aunque únicamente disputó siete partidos. El  tanto que materializó fue en un encuentro amistoso frente al Utiel, y de penalti. Al acabar la campaña fue traspasado al Blackburn Rovers inglés. 

El caso de Dorlan Mauricio Pabón Ríos pinta diferente, ya que sí acumula minutos en el fútbol europeo y las estadísticas de Víctor Hugo son casi imposibles de empeorar o igualar. El joven delantero tiene solo en común con Aristizábal su posición, que nació en el municipio colombiano de Medellín y que jugó en Atlético Nacional, antes pasó por el Envigado. Tiene 25 años (24 de enero 1988), es diestro, mide 170 centímetros y pesa 68 kilos. Logró su mejor registro goleador con el equipo verdolaga marcando 22 tantos (17 en liga y cinco en Copa) en 2011 después de jugar 50 partidos. 

Salto al fútbol europeo


Al comienzo de la temporada 2012-2013 el Parma italiano pagó al Nacional cuatro millones de euros (según medios italianos) para incorporarle a sus filas durante los siguientes cinco años. Allí estuvo pocos meses y anotó un tanto en la Copa de Italia. En el mercado invernal, en enero de 2013, el Rayados de Monterrey contrató, también por cinco temporadas, a Pabón pagándole al Parma cinco millones de euros e inmediatamente fue cedido al Betis de Pepe Mel. Los verdiblancos pagarían la mitad de su salario anual, que ronda el millón y medio de euros. Como verdiblanco marcó ocho goles en 17 partidos, de los cuales fue titular en 14. Sin duda fue uno de los mejores refuerzos del mercado de invierno en Primera. Incluso medios colombianos le catalogaron la temporada pasada como el delantero cafetero más en forma por delante de Radamel Falcao.

Una vez culminada la temporada pasada al Betis le hubiera gustado retenerlo, pero no tenía cash. Voló a Méjico para empezar a competir con el Monterrey, donde lleva hasta la fecha tres goles en cinco partidos. Es internacional con la selección colombiana desde 2009 y lleva tres tantos en 15 encuentros. El Valencia pagaría por su fichaje un total de siete millones de euros, por lo que el club mejicano obtendría con su venta un beneficio de dos millones de euros. Vaya por delante que a los compatriotas de Zapata y Cantinflas no les hace falta el dinero, ni mucho menos. Es uno de los equipos más ricos del país.  

Dorlan cuenta en su palmarés individual con un torneo apertura de la liga colombiana defendiendo al Atlético Nacional.
 
“Memín”, el anti medios

Los aficionados del Atlético Nacional llaman a Pabón con el sobrenombre de "Memín". El apodo viene por su parecido con un antiguo personaje de cómic mejicano "Memín Pingüín". Otra curiosidad es que al futbolista no le gusta prodigarse por los medios de comunicación y no es por timidez. La temporada pasada en el Betis sólo dio dos ruedas de prensa, una el día de su presentación y otra en un colegio con niños casi por obligación. No es amigo de grabadoras, micrófonos y cámaras.

Las probabilidades de que el traspaso del delantero colombiano al Valencia se haga realidad son muchas, a pesar de que en el club de Mestalla teman que se tuerza el asunto después de filtrarse la identidad del elegido para poner el broche a la plantilla 2013-2014.


martes, 6 de agosto de 2013

0 Mejor de carne y hueso

Desde que diera comienzo el culebrón Soldado en el Valencia, justo en el momento en que el aficionado veía más fuera que dentro al de Gandía, ya se le buscó recambio, y no uno cualquiera. Su sucesor tenía que ser un figura, un crack consolidado que devolviera la ilusión al seguidor (Fred, Chicharito, Leandro Damiao...). Roberto dijo bye bye y se fue a Londres, a su manera, con muy poco de gentleman, y ahora está a punto de presentarse en Valencia Hélder Postiga. Las comparaciones son odiosas. Algo así dijo Manolo Jiménez, ex entrenador del portugués en el Zaragoza, cuando le preguntaba sobre la posible incorporación del luso al conjunto de Djukic. El sevillano está en lo cierto, aunque tengo la sensación (no es una sentencia) de que Postiga sí tendrá un punto en común con Soldado: será un ídolo en Mestalla.

Si uno se fue por el color del dinero, el otro llega para echar el resto en un club que le permite cumplir sus expectativas renunciando a mejores ofertas de jeques árabes. Postiga es un luchador, un currante en un mundo en el que los focos sólo alumbran a unos pocos, un jugador terrenal de los que interesa siempre tener de tu parte. Cumplidor dentro y fuera del estadio. Rematador, goleador y, no lo olvidemos, un indiscutible en la selección portuguesa. Estos párrafos no son una oda al "postiguismo", sino una reflexión sobre lo importante que resulta contar con futbolistas así.

La riqueza del Valencia no reside actualmente en su economía (eso no es ningún secreto) sino en lo compensado de su plantel. El bueno de Djukic tiene en sus manos un equipo, sí, un equipo, aunque confeccionado por obligación  más que por deseo. Si la opulencia reinara en las arcas del club dudo que muchos de los jugadores que andan a estas horas por Estados Unidos estuvieran defendiendo ese escudo. La crisis le ha echado un cable al Valencia. Parece mentira.

Dos de sus futbolistas marcan las diferencias: Banega y Canales (que vuelva el mejor Sergio y le acompañe la suerte con las lesiones). Ninguno de los dos ha acabado de explotar y puede que estemos ante el momento de su eclosión. El resto son hombres con experiencia (Pereira, Ricardo Costa, Javi Fuego, Mathieu, Alves...) y jóvenes con ganas de comerse el mundo (Bernat, Viera, Guaita, Parejo, Romeu...). Equilibrio. Sin galácticos habrá paraíso. Ni Lukaku, ni Giroud, ni Mboyo son Messi o Cristiano. Es mucho mejor contar con jugadores de carne y hueso, si no, echad la vista atrás.

viernes, 7 de junio de 2013

0 La historia de John Clarkson

Se dice de él que es el Piterman del fútbol regional valenciano. Sabemos que se llama John Clarkson, que es escocés y que ha dirigido a fuerza de billetera a Benissa, Crevillente, Catarroja y por último al Ontinyent. Empezó en Preferente y ha escalado hasta Segunda B. ¿Cuál es su tope? ¿Por qué invierte su dinero en fútbol? ¿Qué imagen ha dejado en los clubes por los que ha pasado? ¿A qué se dedica? ¿Cuáles son sus métodos como entrenador? Intento responder a estas preguntas y a otras, contar la historia de uno de los personajes con mayor notoriedad en el panorama futbolístico de la Comunidad Valenciana a través de algunas personas que se han cruzado en su camino. El manager ha anunciado que estará apartado de los terrenos de juego la próxima temporada. 

John Reid Clarkson (Escocia, 30 de septiembre de 1956) irrumpió en el fútbol regional valenciano en el curso 2009-2010. Cogió las riendas de la Unión Deportiva Benissa en el Grupo IV de Preferente a base de talonario. Un equipo que se veía condenado a la desaparición. Se proclamó campeón de liga como manager general, su cargo predilecto, quedándose a las puertas de subir a Tercera. Después decidió cambiar de aires y el primer equipo se diluyó.

La campaña siguiente (2010-2011) volvió a encabezar el proyecto de otro club, el Crevillente, en el Grupo VI de Tercera División. Consiguió la permanencia en la categoría, quedándose lejos de la promoción de ascenso y llegando a octavos de final de la Copa Federación a nivel nacional tras proclamarse campeón en la fase autonómica. 

Un curso más tarde volvió a campeonar, también en Tercera, pero esta vez con el Catarroja, aunque no pudo ascender a Segunda B. Esta temporada rescató al Ontinyent en la categoría de bronce, un peldaño más arriba y, con intriga, logró la permanencia. 

Su modus operandi es siempre el mismo: busca un club con problemas económicos, lo rescata poniendo dinero de su bolsillo y adquiere plenos poderes. Elige a su staff técnico y confecciona la plantilla a su antojo. Él se lo guisa y se lo come, sólo necesita acordar previamente las condiciones con la entidad y un entrenador que esté dispuesto a permanecer en un segundo plano para que pueda sentarse en el banquillo a dar instrucciones, ya que carece de titulación. 

Los que le conocen dicen de él que "es un loco del fútbol" al que "hay que saber manejar, que "es buena persona, pero tiene genio" y que "le cuesta fiarse de la gente". Sin embargo, también afirman que que si adquiere confianza con alguien "puede ir con él al fin del mundo". Esa es la relación que ha mantenido el británico con el agente de jugadores Vicente Floro, hijo del entrenador Benito Floro. Van de la mano desde hace cuatro temporadas. Se conocieron en la etapa de Clarkson en Benissa: "Empezó a ver jugadores para firmar allí y varios de ellos me pidieron que negociara el contrato con John. Entonces me propuso que le ayudara a confeccionar la plantilla", asevera el representante. En el mundillo del fútbol es Floro quien le conoce mejor, es su asesor, su mano derecha.

Clarkson, a pie de campo.
El magnate del fútbol regional valenciano sabe lo que es dar patadas al balón. Ha competido en ligas semiprofesionales en Escocia y Sudáfrica. Ahora mismo también figura como manager general del Tiverton Town FC, equipo amateur que compite en la Southern League Division One, octava en el escalafón de ligas inglesas. Recibe el tratamiento de Regional Preferente. Como es obvio, no desempeña su cargo activamente, aunque, según Floro, "está en la reserva".

No existen dudas acerca de que a Clarkson le va bien en lo económico. Es propietario y gestiona Amber Care (East Anglia) Ltd. junto a su esposa Susan. Se trata de una cadena de residencias (siete, en concreto) situadas al este de Inglaterra para personas de la tercera edad y con dificultades de aprendizaje o autismo. 

Es un enamorado del balompié y un tipo bastante peculiar. Apenas chapurrea el castellano y sus ruedas de prensa son en un spanglish que resulta simpático. Como lo fue el mini reportaje que le dedicó La Sexta en noviembre de 2012. En él destacaban que John es "el único míster del mundo que paga por entrenar". Existe una cuenta que le parodia en Twitter, @johnclaxon.

                            

Descanso obligado

Culminada la presente temporada y tras sufrir para salvar al Ontinyent en Segunda B, donde se ha marcado su tope por el momento, Clarkson se ha visto obligado a aparcar el fútbol durante un tiempo. Lo adelantó en el programa Golsmedia de Mediterráneo TV. La causa de su retiro indefinido es la enfermedad que padece su hijo, por lo que vivirá a caballo entre España e Inglaterra, ya que es en tierras inglesas donde debe recibir las atenciones necesarias.

            

En un principio se rumoreaba que John seguiría ligado al club de alguna forma, sin embargo el manager no mantendrá ningún vínculo con el Ontinyent la próxima campaña: "He acabado el año muy contento por la permanencia, pero es imposible que pueda seguir entrenando en España sin la titulación. Este año espero tener el título de entrenador, lo cursaré en Irlanda. La Federación me ha puesto muchos problemas esta temporada", afirma. Por otra parte, también admite que su deseo es volver al Ontinyent: "Es posible que vuelva al Ontinyent en Segunda B, al menos eso espero. La gente del club es fantástica, Luis Ortiz (presidente) es fantástico y toda la junta directiva".

Lamenta que la situación económica en el fútbol actual pase por su peor momento: "Los clubes prometen cosas que luego no cumplen, se necesita más ayuda", asevera. También recalca en su "hasta luego" que está "muy agradecido" por el recibimiento que ha tenido en los equipos por los que ha pasado.

Técnico discutido, pagador intachable

La irrupción de Clarkson en el fútbol valenciano ha generado críticas y elogios. Lo cierto es que no ha caído bien en los equipos a los que no ha echado el guante. Su nula formación como gestor de vestuario, sus métodos de entrenamiento algo desfasados y su manera de llegar a los clubes con el cheque en la mano, haciendo realidad sus caprichos, despierta todo tipo de opiniones. Y es que el escocés, arraigado a una concepción futbolística muy distinta a la española, respeta el trabajo de su cuerpo técnico hasta cierto punto. Le da libertad para trabajar, pero en cuanto las cosas no funcionan coge las riendas y lo hace todo a su manera.

Es serio y cada miembro de la plantilla que está a su cargo recibe su sueldo cuando y como toca. Nadie rechista en ese aspecto, y si se percata de que el rendimiento de un jugador está por debajo de su nivel es claro: o cumple, o tendrá que buscarse la vida en otro club. Para eso es tajante. Se caracteriza por tener poca mano izquierda con sus pupilos.

                          

Llegada a Benissa

Benissa es la localidad donde reside John Clarkson en España, situada en la costa de Alicante. Nadie en la zona conocía la pasión del escocés por el fútbol hasta que inició unas obras de remodelación en su casa hace cuatro años. Fue entonces cuando Eduardo Avilés, por aquél entonces presidente de la Unión Depotiva Benissa, conoció a John por medio de un primo suyo que trabajaba en una fábrica de mármol. Conectaron casi de inmediato. El club se hundía económicamente y Clarkson prometió salvarlo. Avilés insitió en que no tenían dinero, a lo que el británico contestó con un "no hay problema".

Era la temporada 2009-2010, el equipo había ascendido hacía dos campañas a Preferente de la mano del técnico Manolo Martínez. La directiva decidió renovarle para que continuara al frente del equipo, se lo había ganado. El conjunto no comenzó mal su andadura en la categoría, el curso del ascenso acabó décimo tercero consiguiendo la permanencia.

La aparición en escena de John repercutió negativamente en Martínez, que tuvo que marcharse para cederle su puesto la temporada siguiente con sólo cinco jornadas disputadas. "Estas cosas las había visto en categorías superiores, pero en Preferente nunca. Si el dinero hace que pueda entrenar, adelante", afirma el entrenador. "Me propusieron que me quedara para estar en un segundo plano y no lo hice. Ha habido otros entrenadores que sí lo han hecho, es una manera de ganar dinero", concluye.

La Unión Deportiva Benissa se volatilizó cuando Clarkson dijo adiós. No fue su culpa, la entidad arrastraba deudas importantes para un club de Preferente, fruto de una mala gestión anterior. Ese año quedaron campeones de liga en el Grupo IV.

Siguiente parada: Crevillente

Vicente Floro se encargó de negociar con los clubes interesados en John tras su paso por la UD Benissa. Su idea era subir un nivel, por lo que respondieron sólo a clubes de Tercera. El Catarroja se convirtió en la opción preferencial para el escocés, pero se cruzó una oferta del Torrevieja. Llegaron a un acuerdo verbal, sin embargo, en el momento de firmar el contrato, Clarkson no aceptó las condiciones. "Pretendían que se hiciera cargo de todas las deudas del club", afirma Floro, y ese no erael trato al que habían llegado.

Clarkson levantando un trofeo con el Catarroja.
Se echaba encima la temporada y John quería entrenar, se acababan las opciones. Entonces apareció la figura de Armando Gasch, ex jugador del Crevillente y ahora directivo, que srivió de enlace entre Clarkson y la entidad. Los crevillentinos estaban al borde de la desaparición y les urgía encontrar un salvavidas. Las dos partes llegaron a un acuerdo a una semana de empezar la competición en el grupo VI de Tercera.

El inicio liguero fue complicado y se reforzaron en el mercado invernal. Acabaron firmando la mejor temporada de la historia del Crevillente en la categoría. Finalizaron la campaña 2010-2011 en séptimo lugar con 54 puntos. Además, llegaron a octavos de final de la Copa Federación en la fase nacional tras proclamarse vencedores en la autonómica. Una vez terminada la temporada, John volvió a tomar la decisión de marcharse. La ayuda del ayuntamiento iba a ser menor, necesitarían más patrocinadores y la masa social no acompañaba. Se acabó el filón británico.

Catarroja, el mejor año

El coqueteo de la temporada anterior se convirtió en relación en la 2011-2012. El Catarroja y John Clarkson comenzaron juntos una película que tendría un final feliz. El escocés ya tenía credibilidad, su solvencia económica estaba contrastada. El año fue espectacular, el mejor desde que metiera la cabeza en el fútbol valenciano.

La afición del Catarroja se entregó al escocés.
Tuvieron tiempo de sobra para confeccionar una plantilla de garantías, con muchos de los mejores jugadores de la categoría, y todo les fue a pedir de boca. Todo, salvo el play-off de ascenso. El Catarroja cayó en la última ronda contra el Tudelano, quedándose a las puertas de promocionar a Segunda B. Rubén Albés, primero, y Paco Cuenca, después, fueron los entrenadores que trabajaron junto a Clarkson ese curso en el Mundial 82.

Albés apenas duró mes y medio, ya que decidió embarcarse en la aventura marroquí de Benito Floro como segundo entrenador del Wydad. Paco Cuenca cogió el testigo y permaneció al lado de Clarkson en el banquillo durante el resto de temporada. "Es un hombre en el que se puede confiar al cien por cien, todo lo que promete lo cumple, es un loco del fútbol, de los que dedica las 24 horas por y para este deporte", señala Cuenca. El ex técnico del Dénia estuvo "muy a gusto" durante su etapa con John y no continuó porque su prioridad "es ser primer entrenador y no segundo". Cuando se le pregunta por alguna anécdota con el escocés Cuenca ríe y habla de la barrera del idioma: "Al principio tenía problemas para entender algunas frases que utilizaba, no se maneja bien con el español, pero a base de pasar tiempo con él ya sabía lo que me quería decir. También me ayudó a perfeccionar mi inglés".

Finalmente, el empresario también optó esta vez por abandonar el Catarroja alegando las mismas causas que en Crevillente. Sin apoyo económico, buscaría cobijo en Segunda B.

Ontinyent, su mayor reto

Vicente Floro y John Clarkson sondearon inicialmete para la campaña recién concluida (2012-2013) una posibilidad contractual con el Dénia de Tercera. Al final, la única vía real acabó siendo el Ontinyent, un equipo en horas bajas, afectado por las deudas. Iba a ser su máximo desafío futbolístico, en Segunda B (Grupo III). Clarkson adelantó al club de la capital de La Vall d'Albaida un total de 175.000 euros para que liquidara las deudas con sus jugadores y pudiera así competir en la categoría de bornce.

Se hizo cargo de la mayor parte del aval que necesitaba el club y evitó su desaparición. El escocés se arriesgó y apostó fuerte por el equipo. Formó su cuerpo técnico, fichando a Antonio Madrigal, un crack del fútbol regional valenciano que tuvo a sus órdenes en el Catarroja, como preparador físico y a Julio Calatayud,"Píter", como segundo entrenador. El año ha sido duro en una categoría difícil, el Ontinyent logró la permanencia en la última jornada con un empate en casa del Binissalem (1-1).

Enrique Álvarez, "Kikín", es uno de los pesos pesados en el vestuario del Ontinyent, ha cumplido cinco años en el equipo, y comenta que la adaptación a la forma de entrenar de John fue costosa: "Estábamos acostumbrados a una metodología de trabajo diferente y tardamos un poco en adaptarnos a la suya". "En lo económico ha respondido muy bien, aunque en lo deportivo ha sido un año complicado", asegura. Tras la marcha del escocés, "Kikín" espera que no haya problemas para que el equipo continúe en Segunda B: "Hay algo de incertidumbre, aunque creo que la gente que se va a quedar es seria y trabajadora y no habrá problemas". Tambien deja claro que la aparición de Clarkson en el club fue una gran noticia: "El año pasado llegué a estar seis meses sin cobrar y eso este año ni se nos pasaba por la cabeza que ocurriera. John rescató al Ontinyent y por eso debemos estar muy agradecidos".

Además, en este curso es cuando ha salido a relucir la versión más auténtica de John Clarkson, protagonizando grandes momentos en el campo y ante los medios de comunicación. Ha dejado anécdotas, como la que protagonizó en su visita al Olímpic de Xàtiva. Fue expulsado y no pudo ver la segunda parte del partido, luego en rueda de presa sólo comentó los primeros 45 minutos. O la sonada denuncia de uin intento de soborno sobre uno de sus jugadores por parte del Nástic de Tarragona.

           

Así es John Clarkson y esta es su trayectoria hasta el momento en el fútbol valenciano. La próxima temporada no se le verá por los campos del Grupo III de Segunda B. Le gustaría que su ausencia no se dilatara mucho más en el tiempo. Es auténtico, peculiar y necesario en esta época tan negra y en un mundo en el que los hombres de palabra brillan por su ausencia. El escocés ha demostrado que sí lo es, volverá con el título de entrenador bajo el brazo y con ganas de alargar su historia en la Comunidad Valenciana. 

miércoles, 5 de junio de 2013

1 De dioses a mortales

Allá por el mes de enero, Jorge Valdano y Manuel Pellegrini ofrecieron una conferencia en Málaga en la que trataron, sobre todo, la gestión del ocaso del futbolista. 'El Ingeniero' animó al jugador a prolongar lo máximo posible su carrera, siempre y cuando sea capaz de asumir un papel secundario en el equipo. 'El Poeta' afirmó que el fútbol es una profesión que maleduca, que el jugador está sobreprotegido y que los medios de comunicación contribuyen a la hora de tomar decisiones. Son hombres con experiencia corriendo sobre el césped y organizando equipos desde el área técnica, su palabra cuenta. Ahora mismo hay futbolistas importantes que afrontan la recta final de sus carreras en la Liga. Como son los casos de Casillas, Puyol, Xavi o Albelda.

Casillas y Mourinho celebrando la liga 2011-2012.
Iker no juega, Mourinho decidió hace tiempo condenarle al ostracismo del banquillo, donde se saborea el amargo sabor del fútbol, la otra cara de una moneda que empieza a oxidarse. Algunos creen que es por una cuestión personal, otros, que su rendimiento ha bajado. Yo, que es una mezcla de ambas cosas. El de Móstoles va a cumplir 32 años, el tiempo se le escapa. Es un catedrático del balompié con una de las mejores hojas de servicio que se pueden encontrar en la historia del deporte rey. Sin embargo, su luz se está apagando. No me malinterpretéis, podría ser el portero principal del Madrid un tiempo más, pero ya alcanzó el súmmum y todo va en descenso. Lo mismo le ocurre a  Carles Puyol. Un jugador fabricado a base de piernas, lucha y entrega. Cuando fallaron las primeras, pasó a ser un futbolista normal de 35 años y 36 lesiones a sus espaldas. También su currículum es asombroso, lo conocéis todos. Del mismo modo que el de Xavi Hernández, todavía pilar de un Barça venido a menos y que también anda perjudicado por su sóleo con 33 primaveras. O David Albelda. El capitán del Valencia, cerca de los 36, representa la época dorada del club. Único superviviente del doblete (Liga y UEFA) conquistado en 2004 y que aún sostiene el centro del campo ché cuando le dejan.


Todos ellos están muy cerca de poner el punto y final a su trayectoria. Son hombres de club, comparten brazalete y la experiencia del que ha sido el más aclamado, el más querido, y también del que se resiste a aceptar que su puesto de privilegio requiere un relevo. Xavi calificaba la suplencia de Casillas como inmerecida por la jerarquía del arquero. Parecía dar a entender que si algún día se lo hiciesen a él estarían cometiendo un delito. Ese es uno de los fallos del futbolista, pensar que por edad y conquistas está obligado a perpetuarse en un trono que ya no le pertenece. El caso de Raúl González en el Real Madrid y la Selección es un claro ejemplo.

Los años pesan en el verde, para lo bueno y para lo malo, es ley del deporte. Puyol tampoco ha asimilado bien su nuevo estatus. Esta temporada dio de lado al equipo operándose de su rodilla tras conocer que no iba a contar con muchos minutos en el tramo final de temporada. El caso de Albelda es algo distinto, él ya mantuvo un pulso grande con Koeman hace seis años cuando el holandés se pasó por el forro los estratos de un vestuario que pretendía mandar más que él. Incluso estuvo a punto de abandonar la disciplina valencianista denuncia de por medio. Ahora recibe homenajes en galas de fútbol regional y sabe que su potencial no es el de otrora. El de La Pobla Llarga anunció que dejaría el Valencia cuando terminase la presente temporada, se había hecho a la idea de que tocaba despedirse. Ahora, arengado por la grada y periodistas, se plantea continuar un año más en Mestalla.


Los futbolistas son perecederos y tienen que percatarse de ello. Intentan prolongar su infancia, seguir viviendo de los placeres de un juego, contar con un nivel de popularidad que malcría, como dijo Jorge Valdano en Málaga. El veterano se resiste a abandonar su rutina, quiere estar por encima de todos en el vestuario cuando en el campo sus capacidades merman. Entonces el rival pasa a ser el entrenador y la batalla por el liderazgo de la caseta se hace dura, aunque, por desgracia, y sí, digo por desgracia, la acaba ganando el jugador.

La historia nunca olvida al futbolista, la afición siempre le guarda un hueco en su memoria y algunos hasta en su corazón, por lo que no hay nada peor que resistirse a entender que hubo un tiempo grandioso atrás, que no volverá, y que toca dar pie a siguientes generaciones. Han pasado de ser dioses a convertirse en mortales. Asúmanlo señores, será lo mejor.
 

De Puntera Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates