miércoles, 30 de enero de 2013

0 Filiales: formación o resultados

Álvaro Armario, licenciado en derecho por la Universdidad de Las Palmas de Gran Canaria y entrenador de fútbol nivel 1, analiza y critica en De Puntera la metodología de trabajo que predomina en el fútbol actual con las categorías de base. Una reflexión que deberían tener en cuenta muchos directores deportivos y coordinadores de escuelas y que gira en torno a un sistema de formación continuada que está dando frutos. El modelo de trabajo en la cantera del Fútbol Club Barcelona es, según Armario, un ejemplo a seguir, ya que garantiza éxitos y evita la dependencia de agentes económicos externos, borra de la mente del jugador la idea de ganar a cualquier precio y garantiza el predominio del cómo sobre el todo vale:

¿Qué debe primar en un equipo de fútbol, la progresión o, como muchos parecen ver, la competición?

Esta pregunta se la formulo sobre todo a muchos entrenadores de base que han pasado por filiales. Y es que la presión a la que se ven sometidos los preparadores de estos equipos hace que se olviden de la progresión individual y colectiva, persiguiendo, en la mayoría de ocasiones, resultados con independencia de la manera en que se consiguen. Pues no hay que olvidar que la mayoría de filiales están confeccionados con lo mejor de cada casa, pareciendo obvio que a poco que la máquina (jugador) comience a funcionar llegarán las victorias. El problema está, sin embargo, en que esa máquina funciona sin el desarrollo necesario y, generalmente, la que no es buena se acaba por romper o es reemplazada por una mejor. Es quizá esto último lo que les sucede a muchos equipos filiales. ¡Qué sí!, que lo ganan todo a nivel local o regional, no obstante cuando toca dar el paso adelante muchos se quedan en el camino por haber dado siempre lo mejor con los mejores a su lado, sin saber desenvolverse en la realidad en la que viven la inmensa mayoría de los equipos, en la que es muy difícil encontrar alguien que proponga algo que no sean resultados. 

Tanto tienes o eres, tanto vales, sin más. Nadie pensó en formar algo que perdurase y los que lo hicieron están obteniendo resultados de forma continua en la actualidad, pero son muy pocos. El buen resultado del trabajo de éstos no es fruto de que hayan fichado a lo mejor y los pongan a jugar a las órdenes de un gestor más o menos cualificado, la causa es que en su día alguien se preocupó por diseñar un modelo que se ha seguido a las duras y a las maduras y que ha terminado por formar un estilo, trabajado desde la base hasta la cúspide y a raíz de ello se han conseguido los resultados.

En mi opinión, el punto central del error es que todos hayan perseguido el oro del becerro y no el becerro de oro, es decir, ha predominado mucho más ganar que formar, que desarrollar, y quizá ello nos ha llevado al actual aburrimiento en la máxima competición, donde sólo un equipo propone algo (Barcelona) y el resto está a la espera de llenarse de poderío, aprovechando una mala campaña de los culés o bien aguardando a que llegue un mesías en forma de jeque, mafioso o una combinación de ambos y reúna un buen plantel que pueda plantar cara y con suerte ganar algo si está bien gestionado. El resto que no posea este poder o tenga la fortuna de que caiga ese salvador (que a veces incluso puede convertirse en verdugo) ahí están, esperando que se alineen los planetas.

Es en los cimientos donde deberían mirar todos, al fútbol base. Para los equipos punteros debería ser eso, el pilar que les sustente y olvidar el concepto que la mayoría tienen: ser el mejor equipo de la provincia o de la comunidad. Es en este aspecto donde me gustaría detenerme. Una cadena de filiales tiene que tener como principal función formar jugadores dentro de una idea e intentar que cada equipo adecue su juego a ella, salvando las diferencias en función a edades. Es aquí donde deben insistir, olvidando competiciones, es más, deberían hacerles competir al más alto nivel, entre iguales, (si fuese necesario adelantando categorías) para que se enfrenten a la derrota, al fracaso, al correr detrás del balón, exigiéndoles el máximo y sobre todo dejando de lado el resultado y la competición. Formando desarrollando (también a nivel personal, pero eso será otro tema a tratar). 

Para mí es totalmente inútil ver al final de cada temporada cómo los equipos de base se pasean en todas las competiciones con cientos de goles a favor y una decena en contra. ¿Qué han aprendido?, ¿no es obvio que deben ganar? Salvo que se junte una buena generacuón en contra, ese será el resultado, no el objetivo. Éste debería estar enfocado a lo dicho anteriormente, desarrollar una idea, un estilo y darle continuidad independientemente del resultado obtenido. El Barcelona no ganó nada importante en 2012 y no han cambiado, la idea es la misma y el juego fue el mismo. El Madrid, por su parte, juntó ese año una plantilla genial que rindió a la perfección y que sólo así pudo ganar al mejor, pero se deberían dar nuevamente todos esos factores para que pudieran volver a desbancarlos.

Como conclusión, vuelvo a insistir en que si queremos encontrar una mayor competitividad, pasa por mirar a la base, a los fundamentos, y tirar de allí, sin hacer grandes cambios tratando, eso sí, de mejorarlos cada año, pero sin llevar a cabo contínuas revoluciones en función de entrenadores o presidentes. Ir en la búsqueda de objetivos cualitativos, no cuantitativos.



domingo, 20 de enero de 2013

0 Van como motos

Olímpic de Xàtiva (Segunda B grupo III) y Paterna (Preferente grupo II) han firmado una primera vuelta de campeonato excepcional. Los setabenses han acabado este tramo como líderes de su grupo, proclamándose también mejor equipo de toda la Segunda División B en la clasificación general, racha que prosigue tras  dos choques de la segunda vuelta. El conjunto paternero, por su parte, ha hecho lo propio en Regional Preferente. Está consiguiendo unas cifras arrolladoras y es el que manda en la Comunidad Valenciana. Ha comenzado el 2013 con victorias. Parece que los dos tendrán serias opciones de ascender de categoría si continúan por el mismo camino. El secretario técnico del Olímpic, José Alemany, y el entrenador del Paterna, Luis Escudero, enumeran las claves del impresionante arranque de sus equipos. Van como motos.

Los jugadores del Paterna celebrando un gol esta temporada.
La modalidad de arrasar en el fútbol está de moda y a ella se han sumado el Olímpic de Xàtiva de Toni Aparicio y el Paterna de Luis Escudero. Dos categorías les separan, pero comparten un estado de forma envidiable. El Olímpic encabeza la tabla con 47 puntos de 66 posibles, guarismo que no alcanza ningún otro conjunto de la categoría de bronce, bien es cierto que los setabenses tienen un partido más que el resto de sus competidores en los demás grupos. Mientras, el Paterna ha conseguido 52 unidades en 19 enfrentamientos (57 puntos), ganando todos sus choques a excepción de un empate y una derrota. Encadena ocho victorias consecutivas. Si los gualdinegros repitieran los mismos números en la segunda vuelta alcanzarían los 92 puntos. Una barbaridad que puede ser mayor si los mejorasen.

Objetivo casual

José Alemany, secretario técnico del Olímpic.
En el Olímpic de Xàtiva califican su momento actual como "una bonita fotografía", al menos así lo hace su secretario técnico, José Alemany, uno de los principales 'culpables' de la buena marcha setabense. Cumple su quinta temporada en el cargo y ha vivido dos ascensos, de Preferente a Tercera en la campaña 2008/2009 y de Tercera a Segunda B en el curso 2010/2011 después de 20 años. Es la mano derecha del presidente Alfonso Rus.

Según Alemany, el equipo actual "se formó en un principio para mantener la categoría y disfrutar de ella". Cree que las bases del buen hacer del cuadro que dirige Toni Aparicio son "mantener la estabilidad" provocando sólo los "despidos justos" y "conservar la base de los últimos cuatro años". La plantilla cuenta con futbolistas que cumplen su tercer y cuarto curso en el equipo, como son los casos de Sergio Heras, Álex Vaquero, Rifaterra, Nando Ramón, Peris, Francis, Mendoza o Pepín. Alemany también opina que el secreto del equilibrio que existe es fruto de tener un vestuario "veterano y joven al mismo tiempo".

Pese a ser precavido y tener en cuenta que Xàtiva "es una ciudad pequeña" y que son unos "recién llegados a la categoría", el secretario técnico se muestra muy contento con el contexto actual del club: "Ha venido todo muy bien, con 62 o 63 puntos podremos pelear por el ascenso, pero sin olvidar lo que somos". Deja entrever entusiasmo asegurando también que "jugar la promoción sería un éxito".

A parte de la institución, Alemany piensa que "los que más pueden ganar con todo esto son los jugadores". El secretario cree que los más veteranos querrán "cerrar su carrera con un broche", mientras que los noveles podrían aprovechar una oportunidad inmejorable de "dar el salto". La plantilla no necestia una motivación extra, con eso "es suficiente".Valora el plantel como un grupo "muy competitivo", una de las cualidades que hacen falta para terminar haciendo grandes cosas.

Se ha hablado que desde Xàtiva se piensa en un modelo parecido al del Villarreal, sea así o no, una plaza en Segunda División sería un aumento de estatus tremendo, necesario teniendo en cuenta la situación económica por la que atraviesa el fútbol y más la Segunda División B.

El enemigo está en casa

Pocos son los rivales que se le han resistido a los de Toni Aparicio esta temporada y los que lo han hecho son sus vecinos. Dos de las tres derrotas que han cosechado han sido contra equipos de la Comunidad Valenciana: Alcoyano (4-1) y Valencia Mestalla (1-2). El otro conjunto que fue capaz de doblegarles fue el Prat catalán (0-1). Pese a que el enemigo esté en casa, el Olímpic ha sabido responder en la mayoría de los derbis autonómicos, venciendo a Levante B (1-0), Ontinyent (0-3), Villarreal B (2-0), Orihuela (0-2) y Huracán (3-1). También hay que destacar que el conjunto encadena siete partidos seguidos sin saber lo que es perder y que ha comenzado la segunda vuelta de la misma manera en que acabó la primera, empatando a nada contra el Binissalem y llevándose los tres puntos por la mínima ante el Mallorca B (0-1). Es el equipo menos goleado de Segunda B con 10 tantos en contra en 22 partidos, igualado con el Real Jaén, líder del grupo IV.

  El Paterna mira a Tercera

Luis Escudero, entrenador del Paterna Club de Fútbol.
Es inevitable que el aficionado del Paterna Club de Fútbol mire hacia Tercera División pese a que siga "compitiendo" en el grupo II de Regional Preferente. El equipo se pasea por los campos con una sobradez extrema, sus 52 puntos de 57 posibles lo avalan. Los de Luis Escudero van con pies de plomo a pesar de estar realizando un curso que tiene muchas probabilidades de entrar en la historia de la categoría, ya que de repetir los resultados de la primera vuelta en la segunda se proclamarían campeones con 92 puntos. Tienen también margen de mejora.

Escudero es un recién llegado al Paterna. Firmó esta temporada por los gualdinegros procedente de L'Eliana, donde hizo un gran trabajo ascendiendo al equipo desde Segunda Regional hasta Preferente y manteniendo la categoría con un presupuesto limitado el curso pasado. Llegó al banquillo del Gerardo Salvador con muy buenas referencias y no ha defraudado. El preparador no lanza todavía las campanas al vuelo cuando se le habla de entrar en promoción de ascenso con los paterneros, aunque tampoco puede negar que el equipo alcanza el sobresaliente: "Los números están ahí y son fantásticos. Nos está saliendo todo rodado, ya que el trabajo esta vez está dando frutos", afirma. Asegura que las causas por las que están tan bien son varias, destacando "la ilusión" que envuelve al club y la disciplina del equipo en el terreno de juego: "A nivel táctico controlamos bien la faceta defensiva. Somos un equipo equilibrado. Sabemos cuándo interesa defender de una manera o de otra. Hacemos bien las transiciones y nos manejamos bien al contraataque", asevera.

Paso a paso

Pablo Carrascosa en su etapa en el Burriana.
Ir partido a partido sin mirar más allá es uno de los tópicos del fútbol y esa es la máxima que sigue ahora el cuadro de Escudero, teniendo en cuenta que "en la segunda vuelta los de abajo suelen mejorar y los de arriba suelen hacerlo peor". El técnico prevé que los partidos en el último tramo de la temporada serán más complicados, ya que "todo se equilibra". Huye de triunfalismos: "No nos vemos equipo de promoción, es imposible. Quedan muchos puntos en juego y todo puede pasar", dice. Para él no hay ningún jugador imprescindible y lo argumenta con un ejemplo: "Pablo Carrascosa es un jugador muy importante para nosotros y ha estado dos semanas sin jugar por sanción, aún así el equipo ha conseguido goles y ha seguido ganando. Eso es muy bueno, no dependemos de lo que hagan uno o dos jugadores".

Futuro incierto

Novias no le han faltado a Luis Escudero desde que es entrenador de fútbol, balompédicamente hablando. El míster sólo tiene un año firmado con el Paterna y ahora mismo no piensa en la posibilidad de continuar la próxima campaña: "Ni me lo planteo. Estoy muy a gusto, me han tratado muy bien. Cuando termine la temporada veremos lo que nos viene bien a ambas partes". Pase lo que pase, el entrenador siempre podrá sacar pecho por su trayectoria hasta la fecha.      

lunes, 7 de enero de 2013

0 Jonathan Viera: "Me siento un privilegiado"

La tranquilidad y seguridad del que se siente capaz de lograr lo que se proponga inunda a Jonathan Viera (Las Palmas, 1989). Vive su momento en el Valencia Club de Fútbol de una forma natural, como si ya supiera de antemano que estaba predestinado a jugar en Primera División. Es consciente de que su mejor momento está por llegar y trabaja cada día para alcanzarlo sin importarle demasiado las piedras que pueda encontrar en su camino. En la capital del Turia cuenta con el apoyo de una afición exigente y eso le da más fuerza todavía.  

Jonathan lleva una vida tranquila, tiene el fútbol siempre en la mente y le gusta estar rodeado de los suyos con asiduidad. Conversamos con él en su otra casa, la Ciudad Deportiva de Paterna, situada a cinco kilómetros de la capital, donde reside junto a su novia.

¿Cómo está siendo tu adaptación al Valencia?

Lo más complicado creo que ha sido el principio. Cuando llegué aquí no conocía a nadie, era una ciudad nueva y unos compañeros nuevos. Estaba ya habituado a todo en Las Palmas, contaba con la amistad de todo el mundo y aquí he tenido que ir ganando todo eso poco a poco, otra vez. Eso ha sido lo más complicado, porque al fútbol se juega igual en todos los lados, siempre lo he dicho y lo mantengo, quizá aquí hay un poco más de ritmo que en Segunda, pero tampoco es una cosa de otro mundo. 

¿Qué tiene la capital del Turia que no tiene Las Palmas y viceversa?

Lo que tiene la península en general es que puedes ir a cualquier sitio. Estás aquí y con coche puedes ir a Madrid, allá no tenemos esa facilidad. Y qué te puedo decir de Las Palmas, es mi isla, en la que me he criado, donde está mi familia y mis amigos. El clima en las dos ciudades es parecido, pero Gran Canaria se echa de menos de vez en cuando.

Aquí hay medios de transporte como el metro o el tranvía que en la isla no existen, ¿has viajado en ellos?

No, la verdad es que sólo utilizo el coche. Para todo voy en él, para entrenar y para salir.

Viera posando para Doble Pivote GC.
¿Cómo es tu día a día?

Le digo a mi familia que tengo vida de monje aquí (risas). Voy a entrenar, vuelvo a casa, como, me acuesto la siesta, quizá salgo con mi novia a dar un paseo y poco más. Tengo una vida muy tranquila. Quizá en Las Palmas cuando salía de entrenar quedaba con los amigos y descansaba menos, eso es en lo que he cambiado.

¿Qué echas más de menos de Las Palmas?

A mi familia, cuento las horas para estar con ellos, para ver a mi madre, a mi hermano y mis amigos. Los echo mucho de menos. Espero que estos seis días que voy a estar en la isla no pasen muy rápido. 

¿Sigues los partidos de la Unión Deportiva?  

Sí, siempre que los televisan o veo los partidos por internet. Estoy en contacto con Vitolo para ver qué tal va todo. Me alegro muchísimo por él y por el equipo porque se lo merecen y la gente también se merece algo bonito.

Se rumorea que Vitolo está en la órbita del Valencia, ¿te gustaría volver a jugar con él?

Jonathan y Vitolo en su etapa juntos en la U.D. Las Palmas.
A quién no y más a mí por la amistad que tengo con él. Si tiene que irse de Las Palmas a algún equipo en Primera me gustaría que fuera a éste. Tiene que estar tranquilo, centrado en sus cosas y en hacerlo lo mejor posible. Le está saliendo un buen año, tiene un entrenador que le está dando mucha confianza y tiene que estar tranquilo, jugar, divertirse, que las cosas llegarán.

¿Ves con envidia sana el buen momento de la Unión Deportiva Las Palmas?

Claro, cada vez que veo jugar a los que han sido mis compañeros. La verdad es que las cosas les van muy bien, pero bueno, esa etapa pasó para mí. He vivido muy buenos momentos en ese estadio y la gente me quería muchísimo. He dado otro paso, ahora tengo que hacerme un hueco aquí y ser importante. Quiero jugarlo todo, Copa, Champions y Liga. El futuro dirá si algún día vuelvo a Las Palmas o no.

La Unión Deportiva dio por cerrado tu fichaje por el Granada en el mercado de invierno del curso pasado y no quisiste marcharte, ¿cómo fue esa experiencia?

Fue complicado, había salido en todos los sitios y se daba por hecho. Lo tenían acordado entre los clubes, yo no supe nada hasta un día antes de cerrarse el plazo de fichajes. Creía que no era el momento, que no estaba preparado para tomar una decisión tan rápida y me esperé, seguí jugando, tranquilo, y la cosa salió bien.

¿Por qué elegiste el Valencia?

Mi representante me dijo las ofertas que había y casi ni me lo pensé. El Valencia es un equipo que siempre ha estado ahí, importante. Sabía que quizá me iba a costar más que en otro lado, pero no me importa el reto. Sé que voy a trabajar y voy a sacrificarme para llegar a ser importante en este equipo.  

Valerón y Silva son los referentes del fútbol canario, ¿crees que podrás llegar a estar a su altura algún día?

No lo sé. Ellos llevan una trayectoria muy buena. Son muy buenos, son cracks. Estoy empezando, por eso ya he dicho que no quiero que se me compare con nadie, porque ellos han hecho muchas cosas buenas y yo estoy empezando. Sí es verdad que voy a trabajar para llegar lo más lejos posible.

Respondes al prototipo de jugador que enamora al aficionado de Mestalla y también cuentas con el apoyo total de la secretaría técnica del club, ¿eso te tranquiliza o te mete presión?

¿Presión?, no. Desde que llegué han hablado muy bien de mí, en especial Braulio (director deportivo del Valencia). Estoy muy  tranquilo, sé lo que puedo dar y sé lo que voy a dar a este equipo.

Viera en su presentación como jugador del Valencia.

¿Te sientes arropado y bien acogido por la grada?

Sí, desde que empecé a jugar, en el primer partido noté que la gente estaba conmigo, sentí mucho cariño. Ya me dijeron que no iba a ser fácil que nada más llegar me sintiera tan arropado. Espero poder devolvérselo con fútbol, que es lo que querrán ver.

Has dicho que uno de tus objetivos cuando juegas es que el estadio se levante y disfrute con tu fútbol, ¿será más complicado conseguirlo en Primera?

No sé. Dije eso, pero cuando uno va madurando, va sabiendo que hay muchas complicaciones, pero no tengo miedo ni a hacerlo en Mestalla, ni en cualquier campo de Europa. Es mi forma de jugar y, como también he dicho varias veces, cuando deje de sentir el fútbol así me iré a mi casa y lo dejaré.

¿Cuáles son tus metas a corto y largo plazo?

A corto plazo, hacerme un hueco y ser importante en el equipo y empezar a ganar títulos con el Valencia, creo que podemos porque tenemos una gran plantilla. El equipo se merece ganar cosas ya.

El mediapunta celebra un gol en el Estadio de Gran Canaria.
¿Te diviertes jugando aquí?

Yo siempre me divierto, entrenando o jugando, siempre me divierto. Mis compañeros siempre me ven con una sonrisa. Al fin y al cabo somos privilegiados. Hay muchas familias que lo pasan mal, que tienen que vivir con muy poco dinero al mes trabajando duro. Levantarte por la mañana, ir a entrenar, estar dos horas e irte para casa no hay mucha gente que pueda hacerlo. Me siento un privilegiado.    

¿Con quién te llevas mejor de tus compañeros?

Me llevo bien con todos, soy muy bromista. Me suelo llevar bien con todo el mundo. Con Guardado estoy mucho porque nuestras novias también pasan mucho tiempo juntas. Bromeo con Piatti, Tino Costa y Juan Bernat. También quedo con Armiche, que está en el filial, nuestras novias también son amigas y salimos juntos.

¿Quién te ha sorprendido por su calidad?

El nivel es muy alto, me han sorprendido casi todos. Por la tele se ve una cosa y cuando empiezas a entrenar es otra diferente. A mí el jugador que me gusta mucho en el equipo es  Ever Banega. Destaca por su calidad y es muy importante aquí.

Llevas 21 partidos jugados, dos goles, uno contra el Espanyol y otro frente al Zaragoza. En los dos partidos ganasteis y en ambos jugaste en banda. ¿Estás cómodo en esa posición?

Viera (al fondo) en su debut en liga en el Camp Nou.
He hablado con el míster y ya lo sabe, donde más cómodo me siento es jugando de mediapunta. No me incomoda tampoco jugar en la banda izquierda como juega el míster, porque me da mucha libertad, me deja jugar por el centro y hacer muchas cosas. Tampoco me siento incómodo.

¿Cuál ha sido tu mejor partido hasta la fecha con la camiseta valencianista?

Creo que el más completo fue el que jugué contra el Athletic de Bilbao. Fue uno de los mejores partidos que me han salido aquí. En los demás he estado al 50 o 60 por ciento de lo que puedo dar. Sé lo que puedo dar y no he llegado todavía a mi tope.

¿Cómo viviste tu debut en liga en el Camp Nou?
Cuando el míster me llamó estaba un poco nervioso. Era el primer partido oficial que iba a jugar con el Valencia y encima en un campo como ese. Entré y fue saltar al campo y olvidarme de todo. Pedí la pelota, empecé a jugar y me sentí muy cómodo, muy bien.

¿Y en tu alternativa en Champions contra el Bayern en el Allianz Arena?

Un campo espectacular contra uno de los mejores equipos de Europa. Es verdad que quizá no tenía esos nervios del primer partido de liga, estaba más tranquilo.

También te estrenaste con la selección española sub-21 el pasado mes de marzo, ¿qué tal te viste?

Muy bien, me acogieron muy bien. Tengo compañeros con los que compartí selección y me trataron estupendamente. Fue una experiencia muy bonita. Llegar ahí no es fácil, tuve que trabajar muchísimo, pero bueno, la recompensa siempre llega.

¿Te han hecho alguna novatada en el vestuario?

Todavía no, de todas formas soy muy vivo para esas cosas. Dentro de poco alguna me tocará hacer a mí (risas).

Has tenido dos entrenadores en menos de media temporada, ¿cómo son Pellegrino y Valverde?

Estreno de Viera con la sub-21 frente a Bielorrusia.
Son la noche y el día, muy distintos. Pellegrino es un entrenador que tácticamente trabaja muchísimo, le gusta mucho el orden, que el equipo esté muy bien colocado. También le gusta que los de arriba ataquen. Valverde es un entrenador que se basa más en la posesión de balón y en presionar en campo contrario. Son muy distintos.

¿Estás enganchado a las redes sociales?

Tengo, hace poco tuve un problema por twitter (@VieraJonathan) pero parece que ya está todo arreglado. No soy de los que escribe todo lo que hace. También tengo Facebook, pero no me meto mucho.


CUESTIONARIO:

UNA PELÍCULA: Ciudad de Dios.

UN LIBRO: No leo.

UNA COMIDA: Las pechugas.

UNA CIUDAD: Las Palmas.

UNA MANÍA: Entrar con la pierna izquierda al campo.

UN COCHE: Audi R8

UN FUTBOLISTA: Ronaldinho.

UN ENTRENADOR: Guardiola.

UN CLUB: Valencia Club de Fútbol.

Aquí, el video de la entrevista en la Ciudad Deportiva de Paterna:


*Entrevista publicada el 5 de enero del 2013 en el semanal Doble Pivote GC (Las Palmas de Gran Canaria).
 

De Puntera Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates