miércoles, 6 de marzo de 2013

0 Nico Estévez: "Creo en conectar con el futbolista"

Joven, emprendedor, ambicioso, preparado, ilusionado... Así es Nico Estévez (Valencia, 29 de enero de 1980), primer entrenador de la historia de Huracán Valencia (Segunda B grupo III). El técnico es la mejor imagen que pudieron encontrar los rojiblancos para transmitir todos sus valores. Su oficio es vocacional, pocos minutos hablando con él son suficientes para saberlo. Ahora recoge los frutos de lo cosechado desde que comenzó su segunda temporada al frente del equipo. Ha hecho fuertes algunos puntos débiles del curso pasado y aspira a lograr, con una plantilla más amplia y preparada, un puesto en Segunda División. Además, es un modelo para los preparadores que vienen, supo dar el salto desde el banquillo en categoría infantil a uno de nivel profesional sin ningún tipo de complejos, confiado en sus posibilidades dentro de un mundo en el que el amor propio juega un papel muy importante.

La conversación que mantuvimos duró algo más de media hora y por él hubiera sido más extensa. Se siente cómodo hablando de fútbol, domina la oratoria, encara las preguntas con naturalidad, sin esquivas, sabe comunicar. Otro punto a su favor como gestor de vestuario.

¿Qué entrenadores has tomado como referencia?

Te marcan los que están en el tiempo en que te estás formando. Ranieri, Cúper y Benítez en mi época en el Valencia lo hicieron. Luego, todos hemos leído sobre Cruyff, Bielsa, Mourinho o Guardiola. También sobre Fran Escribá o Juan Ignacio Martínez. Tampoco es que te fijes en unos u otros, cada uno debe tener su propio sello, aspirar a ser como alguien no da el éxito. Un entrenador debe ir creándose a sí mismo.

¿Qué hubiera sido de Nico Estévez si no hubiera fichado por Huracán Valencia?

He sido siempre tranquilo, he tenido paciencia. El recorrido es largo y lento en el fútbol profesional. Ahora ha vuelto la moda del entrenador ex futbolista. A los que no hemos tenido la fortuna de ser alguien importante como jugador a nivel nacional o internacional nos cierran más puertas. Valoramos más lo que cuesta llegar hasta ahí. Si no hubiera fichado por Huracán hubiera seguido entrenando en las inferiores del Valencia. Soy una persona decidida y hubiera aceptado trabajar fuera de España, a nivel de gestión de cantera o como entrenador aprovechando la expansión del club en el extranjero.

¿Cuál es el secreto para hacer bien las cosas en el banquillo?

El secreto no lo tiene nadie. En el fútbol han ganado entrenadores de perfiles diversos, como los jugadores. El entrenador no debe sólo imponer. Un ejemplo es el de Del Bosque, es un buen gestor de grupos, le da más importancia al jugador que al entrenador. Aboga por el diálogo y el convencimiento. Le hace creer al jugador que es importante. Creo más en conectar con el futbolista teniendo una buena comunicación, a base de retos, de trabajos, de objetivos... Ese estilo perdura, el autoritario funciona sólo a corto plazo.

¿Cómo es el paso de formar a niños a entrenar a futbolistas consagrados?

La diferencia entre la base y los profesionales es que en edad temprana los jugadores son más fáciles de moldear, deben conseguir hábitos, mientras que con los profesionales es más complicado hacerles cambiar. De ahí la importancia de formar jugadores con cultura de equipo, que antepongan el colectivo con sacrificio y compromiso. Nosotros tenemos un grupo comprometido y con un bagaje importante. Lo principal es el colectivo, con los profesionales se necesita más paciencia que con los niños. Hay que hacerles ver hacia dónde queremos llevarlos y deben ser ellos los que elijan el bien del equipo. A base de diálogo, de ver vídeos, el futbolista al final se convence si es coherente. El entrenador debe convertirse en un referente de valores.

¿Has sentido alguna vez que el cargo en Huracán te ha venido grande?

Tengo la suerte de que aunque he sido un entrenador joven, sin experiencia en el fútbol profesional, he trabajado, leído e investigado mucho. Me he formado para entrenar a nivel profesional. Ese trabajo de años me ha servido ahora. El cuerpo técnico es fundamental. Tengo a un preparador físico, Miguel Villagrasa, que tiene una dilatada experiencia en la élite. Trabajó en el Valencia con Quique Sánchez Flores, Koeman y Emery. Él cubre mi parte inexperta. Hablamos mucho, me aconseja, es una ayuda muy importante. Óscar Suárez, segundo entrenador, también tiene un papel fundamental, como José Bargues la temporada pasada cuando formó parte del cuerpo técnico. Estoy rodeado de gente preparada, todo está ordenado y nuestro trabajo es bueno. Los futbolistas más veteranos son gente extraordinaria, hacen que las cosas sean más fáciles.

¿Qué opinas del presidente Toni Hernández?

Estévez durante un partido.
Si yo soy un novato entrenando, aunque cada vez hay más jóvenes, el presi también comenzó una andadura nueva. Transmite ilusión y ganas. Siempre está para resolver los problemas, está haciendo bien su función y queremos que siga transmitiendo ilusión.

¿Cómo se ven las cosas desde lo más alto de la tabla?

Te contesto desde la experiencia. Se ven con naturalidad y normalidad. Cuando nuestra racha no fue tan positiva al grupo le transmitimos tranquilidad. Haber vivido situaciones difíciles es necesario para crecer como equipo. Todo está muy igualado, tenemos la mentalidad de que el trabajo nos pondrá en el sitio que merecemos.

¿Y cuando estuvisteis fuera de promoción de ascenso?

Lo más importante entonces era estar cerca del primero. Siempre hemos tenido potencial y volver era cuestión de paciencia. Los milagros no existen, yo creo en los procesos. Para asentar unas bases se necesita un proceso largo de aprendizaje. Esperamos seguir recibiendo del fútbol.

Te has mostrado descontento con las escasas dimensiones del campo del Municipal de Manises, ¿te gustaría que el equipo jugara en uno más grande?

Es el sitio que tenemos y estamos encantados de estar en una población que nos ha acogido de una forma brillante. Tenemos futbolistas de talento, peleamos por estar arriba, que no es lo mismo que hacerlo por no descender. Intentamos llevar la iniciativa siempre y en casa debemos estar muy precisos para superar a equipos que se cierran por las dimensiones del campo. El balón de este año no nos beneficia. Ahora mismo estamos muy bien adaptados y jugamos mejor como locales. El poder tener un campo más grande de césped natural cuadra con el perfil de futbolista que tenemos y nuestra manera de jugar, igual podríamos sacar más rendimiento, pero eso nunca se sabe. Este año nos ha costado mucho adaptarnos.

¿Qué aprendiste después de caer la temporada pasada en la promoción de ascenso?

Aprendí que tener una plantilla preparada para esos play-offs es importante. Nosotros el año pasado teníamos una plantilla corta, confeccionada para salvar la categoría. Llegamos al final con opciones de ascenso, el rendimiento fue alto, pero la gente importante estaba tocada, tenía molestias y eso nos mermó. Esta temporada el club ha hecho una inversión mayor, la plantilla es más amplia, es mejor.

La cantera está respondiendo a la perfección, ¿no es así?

La política del club es sacar jugadores de la cantera. Cuantos más haya, mejor. Entiendo esa filosofía. Hay que formar y dar oportunidades a gente que tiene capacidad. A parte también es una forma de generar ingresos con la posible venta de esos jugadores. Cuando afrontas un proyecto ambicioso es más complicado contar con canteranos, solemos tirar más de veteranía por la presión. El Barcelona, por ejemplo, dosifica la entrada de jugadores de abajo. Poco a poco, casi sin darse cuenta, van ganando protagonismo y tienen más responsabilidad. Eso es lo que perseguimos. Deben ayudarnos sin sentirse presionados. 

Nico es un técnico cercano al futbolista.
Carlos Akapo, Jorge Juliá y Pablo García son el mejor ejemplo, ¿de qué forma sigues el trabajo de las generaciones más jóvenes?

Sí, los tres debutaron el año pasado ya con el primer equipo y en este están disfrutando de minutos. También han entrado en convocatoria Keita, Vicente Company y Olmo. Siempre que puedo veo jugar al juvenil de División de Honor, que es nuestro filial y también estoy al corriente del juvenil B, de los jugadores con más proyección. Algunos de ellos los conozco de mi etapa en el Valencia. Cada semana suben a entrenar con nosotros cuatro o cinco juveniles. A partir de ahí vamos viendo quién puede dar el salto. Los entrenadores trabajan muy bien y les forman bien. La base es importante. 

¿Siguen todos los equipos la misma metodología de trabajo y estilo de juego?

El perfil de entrenador es más o menos similar, joven, formado, con inquietudes, con los conceptos claros. La filosofía es parecida. Cuando los futbolistas suben están más o menos adaptados.

¿Hasta cuándo serás entrenador de Huracán Valencia?

Soy una persona que no va más allá del día a día, de lo próximo, de lo inmediato. Una vez ocurra todo valoraremos las cosas con tranquilidad. Siempre digo que en Segunda B hay 81 equipos, de los cuales el 40 o 50 por ciento tienen el objetivo de ascender, sólo 16 juegan play-offs y entre ellos hay equipos con presupuestos infinitamente superiores al nuestro. Renové por un año y pienso que para conseguir algo hay que merecerlo. Lo que venga que sea porque me lo he ganado. Al final dirán si quieren que continúe o no y entonces me tocará decidir.

*Reportaje realizado por Nostresport TV sobre Huracán Valencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

De Puntera Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates