jueves, 19 de diciembre de 2013

0 Los colegas de Estévez le harían fijo

Nico Estévez. / vlcnews.com
Mientras el Valencia busca por enésima vez acertar en algo en la parcela deportiva, un hombre ha salido a la palestra, Nico Estévez. El entrenador valenciano ha cogido las riendas del primer equipo procedente del filial de Segunda B. Se trata de un técnico joven (33 años) que conoce bien la idiosincrasia de la entidad y tiene ganas de demostrar que está totalmente capacitado para ganarse una plaza fija desde su interinidad. Los entrenadores Lluís Planagumá (Villarreal B), Nino Lema (Ontinyent), David Porras (Alcoyano), José Gómez (Levante B) y el director deportivo de Huracán Valencia, José Ignacio Hernández 'Herni', (todos en Segunda B) le avalan y confían en que es la mejor solución para retomar el rumbo de un equipo a la deriva, situándole por delante de sus 'competidores', preparadores con más nombre que suenan para dirigir a los blanquinegros hasta final de la presente campaña.

La temporada pasada tuve la oportunidad de conocer a Nico Estévez realizándole una entrevista para este blog. Me llamó la atención la seguridad en sí mismo que desprendía, su tranquilidad pese a tener la presión de cumplir objetivos ambiciosos dirigiendo a Huracán Valencia, con quien acabó disputando dos 'play-off' de ascenso a Segunda. En ella contaba su historia, de cómo pasó de entrenar a infantiles a dirigir un equipo en Segunda B dando pinceladas de su metodología de trabajo. El destino le ha ido sonriendo y está dando pasos seguros en su camino. Su trayectoria es una buena carta de presentación, que le valió para volver al Valencia, su casa, y coger las riendas del filial.

Esa confianza de la que hablo le llevó a remontar el vuelo con el Mestalla en la categoría de bronce esta temporada. El 'run run' respecto a su continuidad en el cargo se empezaba a palpar cuando el equipo entró en puestos de descenso. No se inmutó, continuó trabajando y sacó al filial adelante, situándolo fuera de esas posiciones agónicas. Ahora es el entrenador del primer equipo tras la destitución de Miroslav Djukic hasta que Rufete junto a Ayala encuentren otro que, según ellos, sea mejor opción. Estévez ya ha presentado oposición y sus colegas de profesión le darían plaza fija sin dudarlo.

"Es una alegría que confíen en un técnico del filial"

El entrenador del Villarreal B, Lluís Planagumà, está contento por la ocasión que se la presentado a su compañero de profesión, con quien mantiene una muy buena relación: "Cuando un equipo confía en el entrenador del filial para dirigir a la primera plantilla es una alegría. Aunque sea temporalmente".

También le da un consejo a Estévez: "Debe tomárselo como algo normal dentro de que no lo es, ha pasado a entrenar a gente experta, pero si trabaja como viene haciéndolo no tendrá ningún tipo de problemas en el vestuario".


"Está igual de preparado que Djukic"

Nino Lema, técnico del Ontinyent. / denia.com
Nino Lema dirige al Ontinyent y al igual que Planagumà, se siente feliz por el paso que ha dado Nico: "Me alegro muchísimo, es una persona muy preparada. Lleva dos temporadas de éxitos deportivos con Huracán Valencia. Está igual de preparado que Djukic". Lema sabe cuál puede ser la clave: "Conectar con el vestuario, si lo consigue, puede que le den la oportunidad de seguir". "A técnicos con menos méritos que Nico les han dado la oportunidad, Djukic descendió con el Hércules y acabó en el Valladolid", comenta. Al mismo tiempo quiere dejar claro que "el nivel de los entrenadores españoles está por encima de la media". "Ojalá le vaya bien a Nico, por su bien y por el de todos los entrenadores españoles", concluye.

"Es el idóneo porque conoce lo que pasa"

David Porras, entrenador del Alcoyano. /vebidoo.com
El técnico del Alcoyano, David Porras, confía cigamente en Nico Estévez: "Me parece que es un entrenador muy preparado. Me alegro mucho. Es una buena oportunidad para él, conoce bien la casa, tiene conocimento de lo que pasa, de las carencias del equipo, sus defectos y sus puntos fuertes, parte con ventaja". Porras también le daría un voto de confianza mayor: "Es su oportunidad de relanzarse, tiene todas las herramientas necesarias para cuajar una buena actuación de aquí a final de curso".





"Nico puede ganar crédito"
José Gómez, preparador del Levante B. / vavel.com

En el banquillo del Levante B se sienta José Gómez, quien deposita toda la confianza en el entrenador interino del Valencia: "No tengo duda de que está preparado, puede ganarse el crédito necesario para continuar en el banquillo del Valencia". Por otra parte, el entrenador 'granota' destaca el gran nivel de los entrenadores españoles: "Ahora todos los técnicos de aquí los reclaman de fuera. A partir de Guardiola se ha empezado a confiar en los técnicos jóvenes, es más fácil llegar".

"Tiene la capacidad de manejar a un equipo de Primera" 

'Herni', director deportivo de Huracán Valencia. / huracancf.com
José Ignacio Hernández, 'Herni', conoce muy bien a Nico Estévez de su etapa en Huracán Valencia. El director deportivo de los rojiblancos no tiene dudas sobre la valía del que fuera entrenador de su equipo: "Todos hemos perdido la virginidad alguna vez. Me llamaron loco cuando aposté por él para entrenar a Huracán. Con nosotros tuvo dos años muy buenos. Muchos no tienen dos play-off seguidos, necesita una oportunidad". 'Herni' también destaca las virtudes de Estévez como entrenador: "Es muy inteligente, relativiza los problemas, le da tranquilidad al jugador para jugar cómodo, sin tensión ni nervios. Tiene la capacidad de manejar a un equipo de Primera".

jueves, 12 de diciembre de 2013

0 Los 'marrones' de Djukic

Miroslav Djukic. / elmundo.es
La trayectoria de Miroslav Djukic en el Valencia Club de fútbol no se ha desarrollado según lo previsto. Al descalabro social de la entidad se ha sumado una mala racha de juego y resultados del equipo. El técnico serbio ha visto como su puesto pendía de un hilo en muchas ocasiones llegando a cambiar la opinión de los aficionados más files a su persona. Aquí un repaso mediante Storify de sus peores momentos, la mayoría, en el banquillo blanquinegro. Desde su presentación el pasado mes de junio hasta el último partido de Copa del Rey frente al Gimnàstic de Tarragona, equipo de Segunda División B, que acabó con empate a cero.  

martes, 10 de diciembre de 2013

0 Así vivió el Olímpic su partido histórico

Empate a cero en La Murta, todo elogios, merecidos, para el equipo de casa. Portada en periódicos especializados, máximo protagonismo en los resúmenes de televisión... Un partido casi perfecto del Olímpic de Xàtiva (ni 'el Játiva' ni Olimpíc) contra el Real Madrid en la ida de los dieciseisavos de final de Copa. El choque ya ha entrado en la historia del club setabense, un duelo imposible de olvidar para el equipo de Segunda B. Lo vivió como una fiesta. 

Toni Aparicio cambió la rutina habitual de sus hombres cuando ejercen como locales. Y es que medirse al nueve veces campeón de Europa no pasa todos los días. Citó a sus pupilos en el Hotel Murta a las seis y media de la tarde para unir fuerzas y merendar juntos. Las cámaras de televisión captaban cada uno de los movimientos de los futbolistas, algo inusual para todos los integrantes de la plantilla. Algunos interactuaban, otros tenían la mente puesta sólo en el momento de saltar al césped mientras los demás se evadían escuchando música. Hubo un momento para atender a la afición, concretamente a la 'Penya Socarrats', que se acercó para animar a los suyos. 

Marenyà presionando a Marcelo. / excelsior.com
El hotel está a la vuelta de la esquina del estadio. Aún así el equipo se movilizó en autobús para vivir una entrada triunfal como requería la ocasión. "Fue muy emocionante, había mucha gente animándonos. Nos dio más moral todavía para el partido", cuenta el 10 del Olímpic, Jordi Marenyà. Pasaban las ocho de la tarde y los jugadores setabenses esperaban atentos la entrada de su rival para sacarse una foto o empezar la campaña de recolección de camisetas, pantalones o algún objeto de los madridistas. No hubo suerte.

En el calentamiento ya empezaban a aflorar los nervios: "Ese momento era  mágico, ver que el instante de enfrentarte a ellos estaba tan cerca hacía que la tensión aumentara". Y después llegó la charla. "El míster nos dijo que disfrutáramos compitiendo, dando la cara. Que no nos dejáramos llevar por la euforia, fue parecida a la de un partido de liga con algunos matices", declara Marenyà. En lo táctico el equipo ya sabía lo que tenía que hacer, no preocupaba demasiado quien jugara en el bando contrario: "Sabíamos que el Madrid tendría el balón y llevaría el peso ofensivo. Sabíamos donde presionar y donde aguantar, nuestro partido era de correr". 

El Olímpic celebrando su empate contra el Madrid. / teinteresa.com
Vaya si corrieron, tanto que todo un Real Madrid fue incapaz de perforar la portería de Francis, que se mostró providencial en la segunda mitad. El duelo acabó sin goles, desató la locura en la afición del Olímpic y sirvió para que el conjunto valenciano esté de moda. Conseguir alguna prenda de los futbolistas del Madrid pasó a ser la misión de los setabenses. Algunos ejemplos: Marenyà logró la de Illarramendi; su capitán, Eduardo Rifaterra, se las ingenió para conseguir las de Sergio Ramos y Casillas y Francis se quedó con los guantes de Iker. La noche acabó con cena del equipo en 'El racó de Betet' y la posterior fiesta de celebración. Al día siguiente se acabaron los periódicos en Xàtiva.        

Ejemplaridad madridista

Todos coinciden en que el comportamiento del Real Madrid antes, durante y al finalizar el partido fue ejemplar. Sus futbolistas, de salarios astronómicos y con ego de tamaño proporcional a los mismos, se mostraron como "gente normal, de calle, simpáticos y humildes" en todo momento.  

El balance social y deportivo fue muy bueno. Todo salió a pedir de boca, no hubo ningún incidente que lamentar. Mantener el marcador inamovible y llegar con opciones de pasar la eliminatoria en el Bernabéu el próximo miércoles 18 de diciembre (21.30 horas) fue una grandísima noticia. Además, el Olímpic estará bien arropado en la capital de España. En este deporte todo es posible, esa es su magia. Lo saben en Xàtiva.




martes, 3 de diciembre de 2013

0 Cuando el amor gana al fútbol

Ricardo Penella (Valencia, 1983) es hijo de Ricardo Arias, mítico ex jugador valencianista. Esa condición, al contrario de lo que se pueda pensar a priori, le cerró muchas puertas dentro del mundo del fútbol en la Comunidad Valenciana. Emigró varias veces en busca de su sueño, triunfar sobre el césped. Hace cinco temporadas fichó por el Falkenbergs FF sueco, donde por fin había encontrado su sitio y se sentía valorado, aunque finalmente renunció a la mejor oportunidad de su carrera por estar a al lado del amor de su vida.

Un chico extrovertido, sencillo y seguro de sí mismo. Así es Ricardo Penella Águila, de 30 años. Antes de nacer ya tenía un gran vínculo con el fútbol. El hecho de ser hijo de un icono del Valencia, Ricardo Arias, le facilitó las cosas en sus inicios con la pelota. Sin embargo, que su padre fuera quien es representó un gran inconveniente para él a la hora de dar el paso al campo profesional, el siguiente peldaño para un juvenil que despuntaba en las categorías inferiores del club blanquinegro.

[Img #4282]
Penella con el Falkenbergs. / Cedida por el jugador
“Ser hijo de Arias era una sensación bonita al principio, aunque luego se hizo pesado”, cuenta Ricardo, ‘Richi’ para sus amigos. Dio sus primeras patadas al balón en el extinto Benimar por iniciativa propia, siguiendo los pasos de su progenitor, que aún seguía en activo. Más tarde hizo méritos para ganarse un puesto en la cantera del Valencia, donde progresó notablemente. “El cartel de “hijo de” siempre ha estado ahí, incluso ahora, pero acabas llevándolo con naturalidad”, cuenta. Su ilusión por “llegar lejos” era lo que le movía a esforzarse más, no tanto la presión por su ADN.  

Ascendió a Segunda B con el filial valencianista y jugó una promoción de ascenso a Segunda. El entrenador César Ferrando fue su gran valedor. Después, el director deportivo del Valencia, Jesús García Pitarch, decidió prescindir de Ricardo pese a que el jugador contaba con el apoyo total del cuerpo técnico. La relación entre Pitarch y Arias no era buena y eso repercutió negativamente en el delantero. “Salir del Valencia fue un bajón, llevaba toda la vida en la escuela. Para un valencianista como yo fue duro, ya que estaba muy cerca de cumplir mi sueño”, comenta. Perdió siete kilos en mes y medio por el mal trago.

Periplo lejos de Valencia

Más tarde recalaría en la cantera del Real Zaragoza, ya no era el club de sus amores y le costó adaptarse, sobre todo al principio. Poco a poco las cosas le fueron saliendo y el primer año anotó 18 goles, el mejor registro de su carrera, encandilando a Miguel Pardeza, secretario técnico zaragocista. También participó en entrenamientos con la primera plantilla, quedándose a las puertas de entrar en alguna convocatoria. Salió del filial maño de una manera parecida a como se fue del Valencia, esta vez fue la dirección deportiva quien contaba con él, pero el técnico, Jesús Solana, no contemplaba su continuidad. “Era una situación complicada y a ello se sumó un problema personal. Decidí marcharme a Tenerife con mi padre”, afirma ‘Richi’.

En Canarias comenzó jugando en Tercera con Las Zocas, se recuperó anímicamente y recobró la ilusión por el fútbol. Firmó un gran año y el San Isidro le fichó para competir en Segunda División B. Era un recién ascendido con muy poco presupuesto y el conjunto acabó descendiendo en la última jornada. Tras su aventura por el archipiélago, Ricardo volvió con su familia a Valencia. No tuvo opción de jugar en Segunda B, ya que los dirigentes de varios equipos punteros le hicieron la cruz por ser hijo de quien era. Los 'enemigos' del gran Arias se cebaron con él. Recaló entonces en el Alzira, un conjunto destacado en Tercera. 

Llamada desde Suecia

Penella armando su zurda. / svenskafans.com
A mitad de temporada las cosas se le torcieron al equipo alcireño y Penella regresó a Tenerife para devolver al San Isidro a Segunda B. Las navidades de ese año las pasó en la capital del Turia y fue entonces cuando conoció a Sandra, una compañera de trabajo de su hermana Elena. Comenzaron una relación y volvieron juntos a la isla. “Estaba encantado, compartir todo con alguien que se entrega por ti al máximo es muy bonito”, afirma. Más adelante, el club tinerfeño le hizo una propuesta económica de renovación a la baja que no aceptó. Su padre le recomendó marcharse fuera y el Falkenbergs FF, equipo de la Segunda División sueca (Superettan), llamó a su puerta: “No me lo pensé, me encontraba bien físicamente y acepté sin dudarlo”.

Sus primeros días fueron complicados, el cambio de vida, de rutina, el clima... Era todo “muy diferente a Valencia o Canarias” y además su fútbol, más técnico, contrastaba con el predominante, de corte físico. Convenció a todos “en cuanto salió el sol” y firmó por dos campañas, siempre pensando en lo mejor para él y Sandra. El primer año en Suecia fue espectacular en lo futbolístico. La pareja era feliz allí, ‘Richi’ era un ídolo entre la afición y gozaba de todas las comodidades posibles, sin embargo, el día a día de Sandra se empezó a hacer cuesta arriba desde el momento en que perdió su empleo en un hotel y pasó a depender exclusivamente de Ricardo. “Ella puso todo de su parte para estar junto a mí, pero la muerte de su abuelo fue la gota que colmó el vaso”, dice el deportista. 

La decisión

Sandra volvió a Valencia a mitad de temporada y al finalizar la misma el Falkenbergs amplió su vínculo con Ricardo dos cursos más. Era la estrella del equipo, el jugador más consentido por los dirigentes y la grada. No fue suficiente: “Decidí volver para estar con ella. Puse en una balanza lo que podía sacar de provecho estando separados y todo lo que tenía a su lado. A lo mejor he perdido años de gloria deportiva, pero a día de hoy he ganado una mujer que espero que sea la madre de mis hijos”. Abandonar Suecia no fue fácil para el jugador franquicia del equipo y el club puso algunas trabas para dejarle ir: “Tuve que firmar una cláusula que me obligaba a indemnizarles en caso de fichar por un equipo de Segunda B o superior en España los dos años siguientes. En el momento en que la firmé supe que el fútbol se acababa, pese a que tenía 25 años”. 

Ricardo junto a Sandra. / Cedida por el jugador.
Ricardo retornó a Valencia para estar junto a Sandra. Él volvió a los terrenos de juego a otro nivel, muy inferior al que le correspondía por su categoría en el rectángulo de juego, Regional Preferente. Ha pasado desde entonces por el CD Torrent, Paterna, Torrent CF, La Eliana y Requena, donde da muestras de su calidad actualmente organizando el juego del equipo. Su último empleo fue como dependiente en una conocida tienda de ropa y ahora valora afrontar nuevos proyectos laborales. A ella, por su parte, le va bien en su trabajo y es feliz. Ambos contrajeron matrimonio el pasado mes de septiembre, comparten vida en San Antonio de Benagéber (Valencia) y ya están buscando ampliar la familia. 

En el caso de Ricardo Penella el amor venció al fútbol, rompió con todos los tópicos: “Soy el hombre más feliz del mundo, he ganado una vida”. Aún sigue pendiente del Falkenbergs, donde conserva muchos amigos. Ascendió la pasada campaña a Primera División (Allsvenskan).


 

De Puntera Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates